Test de alcoholemia: la extraña enfermedad que podría alterar el resultado. Un hombre fue acusado de conducir ebrio, pero su cuerpo produce alcohol.

En la mayoría de los países del mundo, la ley vigente para manejar indica que está prohibido hacerlo en caso de haber consumido bebidas alcohólicas.

Sin embargo, ¿qué pasa si tu propio cuerpo es el que produce alcohol?

test1.JPG
Test de alcoholemia: la extraña enfermedad que podría alterar el resultado.

Test de alcoholemia: la extraña enfermedad que podría alterar el resultado.

El tribunal de Brujas ha exculpado a un hombre acusado de conducir bajo los efectos del alcohol, al confirmarse que es su propio cuerpo el que produce esta sustancia. Se trata de una extraña enfermedad conocida como Síndrome de Autobrewery (ABS).

►TE PUEDE INTERESAR: Camionero de cargas peligrosas manejaba borracho y perdió la licencia de conducir

Inicialmente, el abogado del conductor justificó la presencia de alcohol en su cuerpo en que trabajaba en una cervecería. Sin embargo, tras examinarle, los médicos confirmaron la extraña patología.

Qué dijo la Justicia

En la sentencia, el juez señaló que el acusado no experimentó ningún síntoma de intoxicación por el alcohol de forma externa, por lo que no podía ser culpado.

Según explicó Lisa Florin, bióloga clínica del hospital belga AZ Sint-Lucas, “las personas que padecen ABS producen el mismo tipo de alcohol que se encuentra en las bebidas alcohólicas, pero, normalmente, los efectos son menores”.

Además, según explicó la bióloga, el síndrome de autobrewery se desarrolla cuando ya tienen otra afección relacionada con el intestino.

Obligatorios. Todos los puestos policiales tienen pipetas para hacer tests de alcoholemia.
Test de alcoholemia: la extraña enfermedad que podría alterar el resultado.

Test de alcoholemia: la extraña enfermedad que podría alterar el resultado.

Esta enfermedad se puede producir por la existencia de otras, como la diabetes mellitus, la cirrosis hepática o la enfermedad de Crohn, y se caracteriza por una producción endógena de etanol en el tracto gastrointestinal, lo que supone una ingesta de alcohol en el cuerpo involuntaria.

Los síntomas del ABS

Los síntomas habituales son similares a los que provocan las bebidas alcohólicas, como mareos, pérdida de funciones motoras o dificultad para hablar.

Para diagnosticar este síndrome, el paciente se debe someter a un examen físico, pruebas de laboratorio como recuentos de células sanguíneas, paneles metabólicos y pruebas de provocación controlada de carbohidratos.

Temas relacionados: