Mundo Jueves, 14 de junio de 2018

Tensiones diplomáticas entre Italia y Francia por los migrantes

Italia llamó a consultas al embajador francés, después de que Francia acusara al nuevo gobierno populista italiano de comportamiento "cínico" e irresponsable al negar la entrada a un barco con migrantes rescatados.

En un discurso ante el Parlamento para informar sobre la situación, el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, exigió una disculpa de París y desafió a Francia a acoger a los migrantes que prometió en un acuerdo de la UE.

Mientras, el Aquarius y las 629 personas que rescató seguían navegando al oeste hacia España. Algunos de los pasajeros fueron trasladados a otras dos embarcaciones italianas para la travesía.

Italia ha defendido su decisión de negar la entrada al Aquarius, afirmando que nunca abandonó el barco y que lo está escoltando a Valencia. España ofreció puerto seguro al barco tras el rechazo de Italia y Malta.

Por su parte, un barco de la Guardia Costera italiana atracó ayer con 932 migrantes a bordo en Catania, Sicilia. La llegada mostró que bajo el nuevo gobierno, formado por el populista Movimiento 5 Estrellas y la Liga, un grupo contrario a la inmigración, Italia sigue recibiendo algunos solicitantes de asilo aunque fuerza al resto de países europeos a compartir la carga.

El Diciotti llevaba también los cadáveres de dos personas que murieron durante el viaje. Trece de las pasajeras que desembarcaron en Catania estaban embarazadas y 208 eran menores. Los rescatados procedían de Eritrea, Sudán, Mali, Costa de Marfil y Guinea.