Diario Uno > Mundo > paro cardíaco

Sufrió un paro cardíaco de 40 minutos en una competencia de esquí

Un estadounidense de 31 años que participaba en una competencia de esquí en Whitefish, sobrevivió a un paro cardíaco de 40 minutos que sufrió durante la prueba

Erik Sanders, un hombre estadounidense de 31 años, sobrevivió a un paro cardíaco de 40 minutos sufrido durante una competición de esquí celebrada en Whitefish (Montana, EE.UU.), relató en un artículo publicado este fin de semana en Newsweek.

Los hechos ocurrieron el pasado 6 de enero durante una carrera que consistía en completar tres vueltas a 243 metros de altura alternando modos ascendente y descendente.

Te puede interesar...

"En este tipo de eventos impulsas tu cuerpo de manera muy fuerte, especialmente al principio", explicó Sanders.

El hombre aseguró que su último recuerdo de aquel día es cuando buscaba estacionamiento con su novia Liz. Asimismo, aseguró que a los 10 minutos de empezar el evento padeció el paro cardíaco y otros participantes lo encontraron tendido en el suelo, pálido y no podían encontrarle el pulso.

Algunos de ellos empezaron a practicarle una reanimación cardiopulmonar (RCP) en rotación, mientras otro esquiador alertó a la patrulla de la estación de esquí, que al cabo de quince minutos trajo un desfibrilador externo automático (DEA).

No obstante, la primera y única descarga del DEA no reinició el corazón de Sanders, por lo que lo trasladaron a una ambulancia, donde tras cuarenta minutos de paro cardíaco le pusieron una inyección de epinefrina que logró reanimar su corazón.

Una mujer sobrevive después de más de seis horas con el corazón parado

Posteriormente, el hombre fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos de un centro médico, donde despertó dos días después sin secuelas cerebrales o corporales, algo "extremadamente inusual" para un paro cardíaco de esas características.

"Disfruto de estar vivo"

Los médicos le dijeron a Sanders que tiene algún tipo de arritmia cardíaca, si bien solo esto no debería haber causado el paro cardíaco. Ahora espera los resultados de las pruebas genéticas a las que se ha sometido para determinar qué pasó con su salud.

"Estuve esencialmente muerto durante 40 minutos", aseguró el hombre. "Simplemente disfruto de estar vivo y tener la capacidad de moverme", añadió, agregando que lo más importante para él es mantener una actitud positiva y con visión de futuro.

"He llorado más en el último mes que en toda mi vida, creo que se me han acabado las lágrimas, pero en su mayoría son de felicidad", detalló Sanders, quien subrayó que sigue con vida gracias a la determinación y el coraje de quienes le ayudaron aquel día en la pista de esquí.