Mundo Jueves, 27 de septiembre de 2018

Seis países pidieron que Venezuela sea investigada

Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú van a la Corte Penal Internacional por lesa humanidad.

La región aumenta la presión contra el gobierno de Venezuela, los mandatarios de seis países -Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú- enviaron una carta a la fiscal de la Corte Penal Internacional en la que piden que investigue al gobierno del presidente Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad desde el 12 de febrero de 2014, y que inculpe a los responsables.

En Venezuela hay denuncias serias de "detenciones arbitrarias, asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, torturas, abusos sexuales, violaciones, atentados flagrantes contra el debido proceso" inclusive de algunos menores de edad, dijo el canciller argentino, Jorge Faurie, en la declaración.

El pedido a la CPI se basa en dos informes "sólidos y contundentes" sobre la violación de derechos humanos en Venezuela, uno de la Organización de Estados Americanos y otro del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, explicó el canciller de Chile, Roberto Ampuero.

"Hay un amplio y creciente cuerpo de evidencia de que el régimen de Maduro ha cometido grandes violaciones de los derechos humanos contra su propio pueblo", sostuvo en tanto la canciller de Canadá, Chrystia Freeland.

En febrero, la Corte Penal Internacional puso en marcha investigaciones preliminares por "presuntos crímenes" en Venezuela durante manifestaciones contra Maduro que dejaron unos 125 muertos en 2017.

La carta enviada ayer por los países miembros obliga a la CPI a acelerar esa investigación y a presentar sus conclusiones.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien ya había pedido una investigación a la CPI este año, dijo en un comunicado que se está dando "un paso histórico y sin precedentes en la historia de nuestra América, generando un hito fundamental en aras de la justicia, la rendición de cuentas, la no repetición y la reparación a las víctimas de la dictadura venezolana".

El presidente de Colombia, Iván Duque, principal impulsor de la iniciativa, dijo en su discurso ante la Asamblea General que "estamos viviendo la crisis migratoria y humanitaria más indignante de la historia reciente de la región por cuenta de una dictadura que aniquiló las libertades". Señaló que Colombia recibió casi un millón de venezolanos en menos de dos años.

El director de Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco, por su parte, declaró que se trata de una "acción sin precedentes que refleja la creciente preocupación en la comunidad internacional por la catástrofe de derechos humanos que sufre Venezuela".

Maduro en la ONU

Mientras, el presidente venezolano anunció su arribo a Nueva York para participar en la Asamblea General de Naciones Unidas, donde líderes han denunciado la crisis venezolana que ha obligado a emigrar a miles de venezolanos.

"Aterrizando en Nueva York para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Traigo la voz de todo mi pueblo, vengo cargado de Pasión Patria para defender la verdad", dijo Maduro en su cuenta de Twitter.

Ofensiva de Trump

El mandatario venezolano llega el mismo día en que hubo una nueva ofensiva contra su gobierno: Donald Trump se reservó el derecho a usar la fuerza para promover cambios democráticos en ese país .

"Todas las opciones están sobre la mesa", declaró Trump al llegar a la sede de la ONU. "Todas, las fuertes y las menos fuertes y sabes lo que quiero decir con fuertes".

Trump agregó que estaría dispuesto a reunirse con Maduro si viene a la Asamblea General. "Siempre que pueda salvar vidas estaría dispuesto", dijo.

En su mensaje en Twitter, Maduro dijo que llegó a la ONU para defender a su país. Además, añadió, "vengo a recibir también la solidaridad de los gobiernos del mundo, de los pueblos".

Las denuncias contra el gobierno de Maduro se suceden en la ONU, donde varias naciones americanas han pedido reformas democráticas y crearon un fondo de ayuda para los venezolanos que se van de su país y para las naciones que los reciben.

El canciller Arreaza ha dicho en reiteradas ocasiones que a Maduro le gustaría reunirse con Trump para hablar sobre las diferencias entre ambas naciones.