Diario Uno > Mundo > Bebé abandonado

Salvó a un bebé de morir abandonado en una choza

Rocío vio que algo raro pasaba cuando dos jóvenes dejaron una caja en una casa abandonada. "Me asomé y vi que era la cabeza de un bebé", reveló emocionada

"Acababa de nacer y tenía un poquito de hipotermia. Lo abracé, me agarró el mío con su dedito y se lo llevó a la boca como para querer mamar. Lo único que yo hacía era mirarlo y decirle: 'No te pares, quédate aquí, calentito a mí'". Rocío encontró a un bebé abandonado en una casa derrumbada en Toledo, España. "Pensé en ir a mi casa, dejar mis perros y volver. Doy gracias a que no lo hice; si no, el niño estaría muerto", cuenta a ABC.

Ella, embarazada de seis meses de un niño, caminaba por el campo como suele hacer todas las tardes que su cuerpo se lo permite. Paseaba con sus dos perros, Roma y Aquiles, un pitbull "muy bueno y al que le encantan los niños", por el camino de Caudilla, una zona del pueblo muy transitada. Adelantó a dos chicas que llevaban entre las dos una pesada bolsa cuadrada con una caja dentro. Ellas disimularon al ver a Rocío, pero uno de los perros advirtió algo extraño: "Aquiles se quedó mirando la caja y luego a ellas".

Te puede interesar...

Rocío notó algo raro en el comportamiento de las chicas y se pensó que irían a abandonar algún animal. Mientras se escribía por WhatsApp con su hermana Alba, vigiló a las muchachas, que "no paraban de mirar si me iba". Por eso se alejó un poco "pero sin perderlas de vista".

Llegó un momento en el que una se quedó controlando el paso de la gente y la otra, la que parecía mayor, entró en la choza después de dar una vuelta a la casa, a la que llegó después de caminar varias decenas de metros por un barbecho.

"Las vi salir y marcharse sólo con la bolsa ya vacía. Entré en la casa y no oí nada. Hasta que miré hacia abajo y vi una manta gris tapando la caja; la quité, me asomé, metí la mano y vi que era la cabeza de un bebé", relata.

Escribió a su hermana para decirle que no era un perro, "sino un bebé". Comprobó que el niño estaba vivo y "me salió la parte sanitaria". Llamó al teléfono de emergencias 112 pero, con los nervios, no se identificó como sanitaria. "Para ser profesional, que mal lo hice", se lamenta entre risas una joven mujer que, por su profesión como técnico de emergencias sanitarias, ha estado en escenarios peores.

"Tomé al bebé, le di el calor que podía y tenía; y me llenó enterita con el meconio de la primera caquita mientras estaba pensando en todos los protocolos de neonatos", sonríe. "Llamé a mi pareja para que fuera a por los perros y salí fuera del barbecho con el bebé en los brazos para que me vieran".

Ya sabe que está descartado que al niño lo llamen Rocío, pero ella prefiere no proponer ningún nombre: "Que la familia que lo acoja le ponga el que más le guste". Y también que le cuenten que gracias a una joven volvió a nacer.

Fuente: ABC