Diario Uno > Mundo > Hijas

Raptó a sus 2 hijas y creen que puede estar en Sudamérica

Una historia conmueve a España: un padre, separado de su madre, raptó a sus 2 hijas. En un barco hallaron restos de sangre y no hay rastros de las menores

Un tremendo hecho está dando la vuelta al mundo. Es que una madre denunció que sus 2 hijas están desaparecidas y todos los cañones apuntan contra el padre de las menores e incluso algunos especulan con que pueden estar en Sudamérica.

Beatriz Zimmerman es la madre de Anna y Olivia, las dos niñas de uno y seis años respectivamente, que desaparecieron hace una semana en la isla de Tenerife. Tomás Gimeno, el padre de las menores, en proceso de separación de la madre, tuvo una visita con las menores y debía entregarlas 4 horas después algo que nunca sucedió.

Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura de que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz, que están protegidas y que, cuando menos lo esperemos, estarán jugando y corriendo felices”, dijo Beatriz, según publicó Cope Canarias. La madre de las pequeñas termina el texto deseando que todo el mundo “tenga una emoción fuerte de que aparezcan y que den las gracias por adelantado, sintiendo de corazón que ya están con su madre”.

A las 12 del martes 27 de marzo las menores debían volver al domicilio de su madre tras pasar un rato con su padre. Al ver que el tiempo pasaba y no había noticias sobre el regreso de Anna y Olivia, Beatriz intentó comunicarse con Tomás, pero fue imposible hacerlo. Tras varios intentos fallidos el mismo Gimeno se comunicó con ella y le dijo que nunca más volvería a ver a sus hijas.

De inmediato la madre acudió al puesto de la Guardia Civil de Igueste de Candelaria para denunciar la desaparición. Al día siguiente, el miércoles 28, el juzgado de Güímar comenzó a investigar el caso como presunto secuestro parental. Ese mismo día fue encontrado una embarcación de Gimeno a unos 8km del muelle y en su interior hallaron sangre que está siendo investigada para ver si pertenece a alguna de las menores.

Además fueron revisadas las cámaras de seguridad del puerto y se vio a Gimeno ingresar con su vehículo (un Audi A3) al recinto alrededor de las 21.30 y proceder a descargar bolsos, valijas y ropa. Pero, según reveló el vigilador, las niñas no estaban o no fueron captadas por las cámaras. A las 0.30, tras salir presuntamente a buscar un cargador para el celular y volver, el barco zarpó y en las cámaras no se detectaron rastros de las menores.

Los efectivos destinados a la búsqueda recuperaron además el jueves, cerca de la zona donde se había localizado la embarcación, una silla de niños para el auto que estaba flotando en el mar. La Guardia Civil ha confirmado que pertenece a Anna, la menor de las niñas. Se ha verificado además que faltaba el ancla de la embarcación, por lo que agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuática están rastreando bajo el agua en la zona donde se localizó.

A las 96 horas de la desaparición, es decir el pasado sábado, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar dictó una orden internacional de búsqueda de Tomás Gimeno y de las dos menores.