Mundo Martes, 13 de noviembre de 2018

"Perdón por esto" le dijo un niño a su madre antes de morir de cáncer

Charlie Proctor tenía 5 años y falleció en los brazos de su mamá.

Charlie Proctor era muy pequeño y por ende, demasiado inocente para morir. Desde los tres años comenzó a tener problemas de salud que derivaron en un cáncer mortal, que finalmente lo vio apagarse a los cinco años de edad.

"Perdón por esto", fueron las últimas palabras que escuchó Amber Schofield, su madre, por parte de su hijo antes de perder la vida por la enfermedad que comenzó a aquejarlo en el 2016. Así lo publicó en su perfil de facebook.

El cáncer que atacó a Proctor se propagó a sus pulmones y en los últimos meses su estado había empeorado notablemente. Su familia, oriunda de Accrington, en Inglaterra, hizo todos los intentos por salvarlo pero la falta de dinero les hizo imposible ayudarlo al máximo. En total necesitaban un millón de dólares para costear el trasplante de hígado y el traslado a Estados Unidos, donde se iba a realizar la operación.

Sus padres habían iniciado una colecta solidaria para recaudar fondos y hasta la cantante estadounidense, Pink había sido una de las punta de lanza en esta iniciativa para conseguir el dinero.

Sin embargo, la peor noticia llegó para Amber hace un mes. Los médicos le había anunciado que Charlie solo contaría con dos semanas de vida y llegada esa fecha ni siquiera habían llegado a recaudar la mitad del dinero necesario.

"Él se durmió en paz entre mis brazos y los de su padre. Nos duelen nuestros corazones. El mundo perdió a un chico increíble", escribió su madre, que compartió la historia en su cuenta de Facebook.

"No sólo fuiste nuestra mayor inspiración, sino también para miles de personas de todo el mundo. Me enseñaste lo que significa el amor, Charlie. Ahora es hora de volar, estoy orgullosa de ti", escribieron los padres en otra publicación.

Amber Schofield y Ben Procter, cuestionaron con dureza al Servicio Nacional de Salud de Inglaterra (NHS, por sus siglas en inglés), por la muerte de su hijo. Según el matrimonio, las autoridades locales le negaron el trasplante a su hijo y afirmaron que los doctores no les dieron garantías de que el menor pudiera sobrevivir a la operación. "El cáncer es un juego para gente rica" lamentó la mujer, según informa el diario británico Daily Mail.

Más noticias