Mundo Sábado, 30 de junio de 2018

Peña Nieto deja el poder en México entre escándalos

Mañana más de 89 millones de mexicanos asistirán a las urnas. El actual presidente se va del cargo marcado por casos de corrupción y violaciones de los derechos humanos.

México. Más de 89,1 millones de mexicanos podrán elegir mañana los ocupantes de más de 3.400 cargos públicos en 30 de los 32 estados de México.

Enrique Peña Nieto, el actual presidente, antes de asumir se presentaba como un gran reformador que además de "guapo" era capaz de regresar al poder a un PRI más transparente.

Lejos de ese escenario, cierra su mandato marcado por escándalos de corrupción y violaciones de derechos humanos.

Apodado por su equipo de campaña como el Luis Miguel de la política porque las mujeres se desgañitaban en sus mitines como si fuera el cantante mexicano, el joven -ahora de 51 años- prometía un nuevo Partido Revolucionario Institucional, cuyos 71 años de gobierno previos al 2000 estuvieron manchados de corrupción y abusos.

Pero seis años después, Peña Nieto deja al país con una debilitada confianza pública.

Los primeros 20 meses de su gestión estuvieron marcados por la aprobación de reformas de gran calado que pasan por casi todos los ámbitos de los 120 millones de mexicanos que ha gobernado, desde el laboral hasta el fiscal.

Dos son emblemáticas: la energética, que abrió ese sector a la iniciativa privada, y la educativa, por la que todos los maestros del sector público están sometidos a exámenes, a pesar de las continuas protestas de docentes sindicalizados, que en algunos casos se tornaron violentas. También se creó el Sistema Nacional Anticorrupción, con el que en teoría habría elementos para exigir una mayor transparencia gubernamental, sin embargo organizaciones civiles han denunciado una falta de voluntad política para darle recursos e independencia.

En medio de esas trabas, a Peña Nieto le explotaron varios episodios. Uno de los que permanecen más frescos en la memoria de los mexicanos es el episodio llamado "Casa Blanca". Se remonta a 2014 cuando una investigación periodística reveló que la primera dama, Angélica Rivera, la actriz también conocida como Gaviota, había comprado una casa de unos siete millones de dólares en un exclusivo barrio de la capital a un contratista del gobierno cercano a Peña Nieto.

El presidente también ha estado envuelto en críticas por la gran cantidad de gobernadores de extracción priista que enfrentan procesos judiciales, ya han sido procesados o están bajo sospecha o prófugos -11 en total-, los mismos con los que se tomó una publicitada foto al inicio de su mandato.

Uno de ellos es el encarcelado ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, acusado de corrupción y desaparición forzada.

Peña Nieto lo presentaba como uno "de los nuevos políticos priistas que hacía las cosas de una manera diferentes".

La última fuga del legendario capo Joaquín el Chapo Guzmán, el 11 de julio de 2015, de una cárcel de máxima seguridad por un túnel con rieles adaptados para una motocicleta, fue otro de los capítulos vergonzosos de su presidencia. Aunque fue recapturado y extraditado a Estados Unidos, los mexicanos aún se mofan de esa hollywoodense escapada.

Ahora, Andrés López Obrador (Coalición Juntos Haremos Historia: Morena, PT y PES), José Antonio Meade Kuribreña (Coalición Todos por México: PRI, PVEM y PANAL), Ricardo Anaya Cortés ( Coalición Por México al Frente: PAN, PRD y Movimiento Ciudadano) y Jaime Heliodoro el Bronco Rodríguez Calderón (Independiente) son los cuatro candidatos a quedarse con la presidencia.

La campaña (se celebrarán comicios locales en 30 de los 32 estados del país) ha estado marcada por el alto costo del proceso electoral de más de 1.200 millones de dólares.

Más noticias