Diario Uno Mundo Religión
En señal de servicio y evocando lo que hizo Jesús durante la Última Cena, el Papa le lavó hoy los pies a 12 detenidos de diversas nacionalidades de la cárcel romana de Regina Coeli.

El Papa le lavó los pies a doce presos

Por UNO

Como solía hacer siendo arzobispo de Buenos Aires, en señal de servicio y evocando lo que hizo Jesús durante la Última Cena, el Papa le lavó este jueves los pies a 12 detenidos de diversas nacionalidades de la cárcel romana de Regina Coeli.

Durante su visita a este centro penitenciario del centro histórico de esta capital, al saludar a los detenidos y en un fiel reflejo de su espontaneidad Francisco, de 81 años, también reveló que el año próximo deberá operarse de cataratas.

"Tú hablaste de renovar la mirada y esto hace bien. A mi edad, por ejemplo, vienen las cataratas y no se ve bien la realidad. El año próximo me voy a tener que operar", confesó, sorprendiendo a todos, ya que normalmente los temas que hacen a la salud de un Pontífice suelen mantenerse en máxima reserva.

Francisco, que ya le había lavado los pies a detenidos de la cárcel de menores de Casal Di Marmo (en 2013), de Rebibbia (en 2015) y de Paliano (en provincia de Frosinone, el año pasado), volvió a realizar este tradicional rito del Jueves santo con presos de diversas nacionalidades y religiones. Cuatro italianos, dos filipinos, dos marroquíes, un moldavo, un colombiano y dos africanos (de Nigeria y Sierra Leone); ocho de ellos, de religión católica, dos musulmanes, un ortodoxo y un budista.

 Embed      
Fue parte de la tradicional ceremonia del jueves Santo.
Fue parte de la tradicional ceremonia del jueves Santo.

Seguir leyendo

Temas relacionados: