Mundo Martes, 24 de julio de 2018

Otra de Trump que suma enemigos: ahora le "disparó" al presidente de Irán

El presidente de Estados Unidos le advirtió así a su homólogo iraní, Hasan Rohani, que había instado a Washington "a no jugar con fuego" y no empezar un conflicto con Teherán.

En un tono similar al usado hace un año contra Corea del Norte, el presidente Donald Trump lanzó una advertencia de una rara virulencia contra Irán, planteando interrogantes sobre la estrategia de Estados Unidos hacia la República Islámica.

El amenazante tuit fue inmediatamente elogiado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien rindió homenaje a la "firme posición" del presidente de Estados Unidos.

Irán, por su parte, reaccionó a través líder del Basij, la milicia islámica del régimen. "Las declaraciones de Trump contra Irán se enmarcan en una guerra psicológica. No está en posición de actuar contra Irán", dijo el general Gholam Hosein Gheypur.

"Nunca más vuelva a amenazar a Estados Unidos o sufrirá consecuencias como muy pocos a lo largo de la historia han sufrido antes", escribió Trump en un mensaje que dirigió directamente al presidente iraní Hasan Rohani.

"Ya no somos un país que soportorá sus palabras dementes de violencia y muerte. Tenga cuidado", agregó el mandatario estadounidense en forma amenazante.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, emitió un breve comunicado haciendo hincapié en la determinación de Trump.

El tuit de Trump tuvo lugar luego de que Rohani advirtiera a Estados Unidos que "no juegue con la cola del león", dado que un conflicto con Teherán sería "la madre de todas las guerras".

Rohani también alertó a Washington que Irán controla y podría cerrar el estrecho de Ormuz, un punto estratégico en el Golfo Pérsico por donde circula el 30% del petróleo transportado por vía marítima a nivel mundial.

Trump ha hecho de Irán uno de sus blancos favoritos.

El 8 de mayo, el mandatario anunció el retiro de Estados Unidos del acuerdo que busca impedir que Irán se dote de la bomba atómica, firmado en 2015 junto con Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia, y la reanudación de las sanciones económicas contra este país.

Si bien se suele sospechar que el gobierno de Trump alberga la esperanza de un cambio de régimen en Irán, el secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró en un discurso ante la diáspora iraní que Washington solo quiere "que el régimen cambie significativamente su comportamiento, tanto dentro de Irán como en el escenario mundial".

Distraer la atención

En Washington, muchos interpretaron las duras palabras de Trump como una estrategia de distracción, cuando el mandatario sigue bajo fuertes críticas por sus declaraciones consideradas conciliadoras hacia su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la cumbre en Helsinki hace una semana.

"Frustrado por la falta de progreso con Corea del Norte, enojado por las reacciones negativas después de Helsinki, Trump está tratando de desahogarse y cambiar de tema", dijo Aaron David Miller, un ex diplomático y negociador en gobiernos demócratas y republicanos.

Según Rob Malley, presidente del International Crisis Group, los líderes europeos "en realidad, no toman en serio" el tuit presidencial, asumiéndolo como una forma de alejar la atención de Putin y de Robert Mueller, el fiscal especial que investiga la posible colusión entre Moscú y el equipo de Trump en las elecciones de 2016.

Si bien los dos casos son en muchos sentidos muy diferentes, las palabras utilizadas por Trump recuerdan a las utilizadas hace poco más de un año contra el régimen de Corea del Norte. Y muchos observadores ven similitudes con la campaña de "presión máxima" del mandatario estadounidense frente a Corea del Norte.

En septiembre de 2017, en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, Trump amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte, atacando violentamente al "régimen deshonesto" de Pyongyang.

Más noticias