Mundo Miércoles, 20 de junio de 2018

Ofensiva en Nicaragua contra una ciudad que se rebeló

Fuerzas nicaragüenses buscaban recuperar el control de Masaya, cuyos pobladores se declararon en rebeldía. La Iglesia suspendió el diálogo. La protesta deja 180 muertos.

Murillo y Ortega. La fórmula presidencial ganó las elecciones del pasado 6 de noviembre con el 72,5% de los votos.          

Las fuerzas progubernamentales de Nicaragua lanzaron una fuerte ofensiva para recuperar el control de la ciudad de Masaya, declarada por sus pobladores en rebeldía.

"Frente a este ataque desmedido y no comparable en fuerzas, los ciudadanos están haciendo resistencia física dentro de sus posibilidades porque tienen que resguardar sus vidas", denunció el secretario de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.

El ataque a la ciudad se produjo durante la mañana, horas después que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendiera el diálogo hasta que el gobierno incluya a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la Unión Europea (UE) para investigar la violenta represión de las protestas, que deja 180 muertos en dos meses.

"Se oyen sonidos fuertes de ráfagas (de fusil) en el Coyotepe, La Barranca y en la entrada principal de Masaya, que ya esta bajo posesión" de las fuerzas progubernamentales, añadió Leiva.

En el operativo se reportaron al menos 32 heridos y "estamos enviando un S.O.S, que cesen su ataque y su terror" contra la población de Masaya, declaró Leiva al canal independiente 100% Noticias.

Las fuerzas progubernamentales, apoyadas por tractores y camiones de volquete de la Alcaldía de Managua, levantaban los bloqueos sobre la carretera a Masaya.

La ciudad de Masaya, 30km al sureste de Managua y de 100.000 habitantes, se declaró el lunes en rebeldía para exigir que el presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo abandonen el poder.

Diálogo suspendido

En la antevíspera, los obispos dijeron en un comunicado que "cuando el gobierno nos envíe copia de esas invitaciones y los organismos internacionales nos transmitan su recepción" se convocará a la reanudación del diálogo.

"Este gobierno tiene que demostrar voluntad política. Esto no es un juego, esto es serio para el futuro de Nicaragua. Aquí no se pueden seguir asesinando más personas. Por favor, demos muestras de voluntad y de querer superar esta crisis", declaró a la prensa el obispo Silvio Báez, arzobispo auxiliar de Managua.

El gobierno y la Alianza Cívica por la Democracia habían acordado el viernes invitar a los organismos internacionales a ayudar a investigar la situación de violencia.

Pero la alianza opositora, que agrupa a empresarios, estudiantes y sociedad civil, se retiró el lunes de las mesas de diálogo tras criticar al gobierno por el incumplimiento de ese acuerdo.

Los obispos, en tanto, consideraron de "vital importancia" solicitar a la CIDH que envíe "urgentemente" asesores técnicos para los trabajos de la Comisión de Verificación y Seguridad.

Esa entidad creada en el marco del diálogo será la encargada de investigar los delitos cometidos durante las protestas, que en dos meses suman 180 muertos y más de 1.000 heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

Dejanos tu comentario