Fundador de la empresa de bebidas energéticas

Murió Dietrich Mateschitz, el dueño de Red Bull

La empresa de bebidas energéticas comunicó la noticia. El multimillonario tenía 78 años.

Por UNO

El creador y dueño de Red Bull, Dietrich Mateschitz, falleció este sábado a los 78 años de edad, según informó la empresa mediante un comunicado.

"Les informamos que Dietrich Mateschitz ha muerto hoy", informó la compañía en un mensaje que primero fue dirigido a todos los empleados a nivel mundial.

La firma aseguró que "en estos momentos, el sentimiento predominante es de tristeza” y añadió que "pronto la tristeza dará paso a la gratitud: gratitud por lo que cambió, conmovió, animó e hizo posible para tantas personas a nivel individual".

Dolor en la Fórmula Uno por la muerte de Dietrich Mateschitz

Dietrich Mateschitz lanzó Red Bull en Austria en 1987.jpg
Dietrich Mateschitz lanzó Red Bull en Austria en 1987.

Dietrich Mateschitz lanzó Red Bull en Austria en 1987.

"Seguiremos conectados con él con respeto y amor”, concluyó en el texto que a los pocos minutos fue replicado en las redes sociales por miles de fanáticos de la marca que tiene gran influencia en el mundo del deporte, especialmente en la Fórmula Uno.

Por tal motivo, el director general de Fórmula Uno, Stefano Domenicali, decidió manifestar sus palabras: “Era un empresario visionario increíble y un hombre que ayudó a transformar nuestro deporte y creó la marca Red Bull que es conocida en todo el mundo”.

La historia de Red Bull, el Toro Rojo

El automovilismo no es el único deporte en el que puso un pie la reconocida marca de bebidas energizantes cuyo negocio se expandió de la venta de latas a su participación en múltiples disciplinas no solo deportivas, sino también artísticas. Y todo comenzó en Tailandia hace más de 40 años.

Chaleo Yoovidhya se dedicaba a la venta de antibióticos hasta que en los 70 decidió incursionar en el negocio de las bebidas. El emprendedor tailandés combinó cafeína, azúcar y un aminoácido llamado taurina y lanzó su producto en 1976. Justamente el nombre de este último ingrediente fue el que lo inspiró a bautizar a su empresa Krating Daeng, que en castellano se traduce como ‘toro' o ‘bisonte' rojo.

El camino de Yoovidhya se cruzó con el del austríaco Dietrich Mateschitz. Él se había especializado en marketing en la Universidad de Economía y Negocios de Viena y luego había forjado una carrera en firmas de consumo masivo, como Unilever y Blendax. Durante un viaje a Tailandia probó Krating Daeng para intentar combatir el jet lag y quedó fascinado con esa nueva bebida, que hasta entonces era muy popular dentro de la clase trabajadora, en particular en los choferes de camiones.

dietrich mateschitz red bull tailandia.jpg
Dietrich Mateschitz viajó a Tailandia y quedó enamorado de una popular bebida.

Dietrich Mateschitz viajó a Tailandia y quedó enamorado de una popular bebida.

Mateschitz le propuso a Yoovidhya asociarse y crear una nueva compañía para relanzar este producto en Europa y el resto del mundo. De esta manera nació Red Bull, repartida en un 51% para la familia del empresario tailandés y el resto para el austríaco, aunque este se haría cargo de la dirección.

Durante tres años trabajaron en la fórmula, el concepto de marketing, packaging y la marca para finalmente lanzar la primera lata en Austria en 1987. Esto no solo marcó el nacimiento de la marca sino también el de la categoría de bebidas energizantes.

Hoy Red Bull tiene presencia en el automovilismo, también maneja varios equipos de fútbol profesional, sponsorea a atletas y ahora comenzó a incursionar en el mundo de la música.

Con información de Ámbito y El Cronista