Mundo Lunes, 5 de diciembre de 2016

México decretó la mayor extensión de áreas naturales protegidas de su historia

En el marco de la cumbre de Naciones Unidas para la biodiversidad, el Gobierno mexicano se compromete a proteger 910.000 kilómetros cuadrados, casi la mitad de su superficie terrestre

México llega este lunes a la cumbre de Naciones Unidas por la biodiversidad (COP 13) marcando músculo. Para inaugurar dos semanas de foros y debates sobre la protección de especies, frente a representantes de 190 países reunidos en Cancún, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha aprobado la mayor extensión de áreas naturales protegidas de la historia de su país. Con el anuncio de cuatro Reservas de la Biosfera, el Ejecutivo se compromete a proteger 910.000 kilómetros cuadrados —el 45,5% de su superficie terrestre y casi el tamaño de Venezuela—, de los cuales la mayor parte son marinos, para blindarlos de la exploración y extracción de hidrocarburos, además de resguardar las especies en peligro de extinción.

En el evento, calificado de "histórico", por el propio presidente, se ha firmado la promesa medioambiental más importante de su administración: cumplir con las Metas de Aichi (un compromiso mundial para 2020) a través de la conservación del 10% de la superficie marítima de México y el 17% terrestre. Según ha declarado Peña Nieto en una conferencia este lunes, el compromiso marítimo incluso se ha duplicado —con la nuevas áreas se llega al 23%—, el terrestre se queda en un 14%.

Las zonas protegidas reconocidas en el acto han sido, además de la Reserva de la Biosfera del Caribe mexicano —el área protegida más grande del país con 5,6 millones de hectáreas—, la Reserva de la Biosfera del Pacífico mexicano profundo (una franja marítima de 800 metros de profundidad), dos islas del Pacífico, la Sierra de Tamaulipas, y unas zonas llamadas "de salvaguarda" para los manglares y la selva Lacandona.

La protagonista del evento ha sido la declaración de la Reserva de la Biosfera del Caribe mexicano. El objetivo es blindar este área en la que se encuentra el arrecife mesoamericano, el segundo más grande del mundo, de la exploración de hidrocarburos. Es la reserva que cuenta con un plan ambiental más exhaustivo, ya que el resto de zonas decretadas sólo poseen proyectos no definitivos. La conservación del área caribeña supone, además de asegurar uno de los destinos turísticos más importantes del país, la supervivencia de especies en peligro de extinción como el tiburón ballena y el tiburón toro, la mantarraya y las tortugas marinas. En la parte costera, la reserva incluye parte del hábitat del jaguar y del ocelote.

"Se trata de la máxima superficie que cualquier gobierno hubiera decretado. Estamos triplicando tanto la porción maritima como terrestre protegida que antes tenía nuestro país", ha resumido el presidente mexicano. Sin embargo, los grupos ambientalistas plantean algunas dudas sobre esta declaración. "El proyecto de la Reserva del Caribe, que es de abril, todavía no cuenta con un plan de gestión, unas garantías para hacer cumplir lo pactado. Está muy bien que reconozcan la zona, pero de nada sirve lo decretado si no se ponen encima de la mesa cuanto antes las reglas", explica el coordinador de campañas de océanos en Greenpeace, Miguel Rivas. El ambientalista ñade que después de los recortes en las partidas presupuestarias a la Secretaría de Medio Ambiente (SEMARNAT), que cuenta con un 35% menos para el 2017, este anuncio puede caer en saco roto.

Cancún es esta semana la sede del máximo órgano de gobierno del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), iniciado en 1993. En su décimotercera edición, ha reunido a los representantes de 190 países que han firmado una declaración en la que se comprometen a trabajar para integrar la biodiversidad en sus políticas, "estableciendo marcos institucionales, legislativos y regulatorios eficaces e incorporando un enfoque económico, social y cultural inclusivo con pleno respeto por la naturaleza y los derechos humanos", se lee en el comunicado. Hasta el 17 de diciembre, se presentarán los avances y promesas en materia medioambiental de cada nación, además de decenas de exposiciones y foros paralelos sobre biodiversidad.

Más noticias