Revtalizar el Mercosur

Lula da Silva asumió su tercer mandato como presidente de Brasil: "Democracia para siempre"

Diecisiete presidentes y jefes de Gobierno, junto a cinco vicepresidentes de todo el mundo, participaron en Brasilia de la asunción del Luiz Inácio Lula Da Silva.

Por UNO

Luiz Inácio Lula da Silva juró -por tercera vez- como presidente de Brasil. Así se dio por finalizada la ceremonia de asunción del mando. Al momento de dirigirse a la multitud que acompañó la comitiva, como parte de su discurso de asunción, que pretende "construir la democracia" de su país "sobre bases sólidas".

Lula de Silva, recibió esta tarde la banda presidencial de manos de una mujer negra y rodeado por representantes de etnias y minorías sociales, ya que el presidente saliente, Jair Bolsonaro, viajó a Estados Unidos para evitar esta ceremonia y el vicepresidente saliente, Hamilton Mourao, se negó a suplirlo en el traspaso del mando.

En el marco de las primeras definiciones políticas anunció un salario mínimo de 1.320 reales (250 dólares), en tanto que aseguró que tendrá como norte "revitalizar el Mercusur".

Por otra parte, el mandatario brasileño dijo que revocará los decretos de acceso a armas, ya que "Brasil no necesita armas en manos del pueblo".

En este sentido, anunció que se va a reunir con todos los gobernadores de los Estados brasileños "para definir prioridades", "estructurar un nuevo pacto para generar empleos" y "buscar recursos" para financiar estos cambios. "Democracia para siempre", prometió.

"Prometo mantener, defender y cumplir la Constitución, observar las leyes, promover el bien general del pueblo brasileño, sustentar la unión, la integridad y la independencia de Brasil", expresó el líder del PT con la mano en la Constitución, ante un auditorio colmado, entre quienes estaban el mandatario argentino Alberto Fernández.

Lula asume.jpg

Lula Da Silva, que tendrá mandato hasta el 31 de diciembre del 2026, aseguró que su asunción es la "victoria de la democracia" ante las "amenazas" de los sectores de la derecha que aún no reconocen su triunfo.

"Fue la democracia la gran victoriosa", que "superó" las "más violentas amenazas a la libertad del voto", apuntó en referencia a la campaña contra el sistema de votación que libró Bolsonaro, su rival en las elecciones de segunda vuelta de octubre pasado.

"Bajo los vientos de la redemocratización decíamos: ¡dictadura nunca más! Hoy, tras el terrible reto que hemos superado, debemos decir: ¡democracia para siempre!", enfatizó Lula Da Silva.

Asunción Lula Telam.jpg

Según dijo, "el diagnóstico que recibimos del Gabinete de Transición es terrible".

"Los recursos sanitarios se han vaciado. Han desmantelado la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología. Destruyeron la protección del medio ambiente. No dejaron recursos para comidas escolares, vacunación, seguridad pública", lamentó.

El jefe de Estado brasileño se comprometió a asistir a las capas más pobres de la sociedad.

"Ninguna nación se ha levantado ni puede levantarse sobre la miseria de su pueblo. Este compromiso empieza por garantizar un Programa Bolsa Família renovado, más fuerte y más justo para atender a los que más lo necesitan", indicó.

En ese sentido, sostuvo que las primeras medidas del Gobierno tendrán como prioridad "rescatar a 33 millones de personas del hambre y rescatar de la pobreza a más de 100 millones de brasileños que han soportado la carga más pesada del proyecto de destrucción nacional que hoy termina".

Presidentes de todo el mundo

Diecisiete presidentes y jefes de Gobierno, entre ellos el argentino Alberto Fernandez, junto a cinco vicepresidentes y decenas de cancilleres y primeros ministros de todo el mundo participan este domingo en Brasilia de las ceremonias de asunción del Luiz Inácio Lula Da Silva como jefe de Estado, junto a representantes de las principales organizaciones regionales y mundiales, según el listado oficial de la organización.

Hasta la capital brasileña llegaron los presidentes de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa; Argentina, Alberto Fernández; Timor Leste, José Ramos-Horta; Cabo Verde, José Maria Neves; Alemania, Frank-Walter Steinmeier; Colombia, Gustavo Petro; Uruguay, Luis Lacalle Pou; y Ecuador, Guillermo Lasso.

Están, además, el rey de España, Felipe VI, y los mandatarios de Angola, João Manuel Gonçalves Lourenço; Bolívia, Luis Arce; Chile, Gabriel Boric; Paraguay, Mario Abdo Benitez; Guyana, Mohamed Irfaan Ali; Surinam, Chandrikapersad Santokhi; y Honduras, Xiomara Castro.

No llegó, en cambio, pese a que estaba inicialmente anunciado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reemplazado en los actos por el titular de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez.

El Gobierno de Jair Bolsonaro había levantado el viernes la prohibición de entrada al país que tenía Maduro, en un texto que apareció en el Diario Oficial de la Unión firmado por el ministro de Exteriores, Carlos França, y por el responsable de Justicia, Antonio Ramirez Lorenzo.

También está en Brasilia la Primera Dama de México, Beatriz Gutiérrez Müller, en representación de Andrés López Obrador, y los vicepresidentes de Panamá, José Gabriel Carrizo; El Salvador, Félix Ulloa; China, Wang Qishan; y Cuba, Salvador Valdés Mesa; y el vice de Irán para Assuntos Parlamentarios, Seyed Mohammad Hosseini.

Por Perú fue el jefe del Consejo de Ministros, Alberto Otárola -porque el país no tiene vicepresidentes y no estaba claro quien quedaba al mando si viajaba la presidenta Dina Boluarte, y por Ucrania, en plena guerra con Rusia, fue la viceprimer ministra Yulia Svyrydenko.

Las presencias se completan con jefes parlamentarios, cancilleres, embajadores y ministros, junto a representantes de la ALADI, la CEPAL, la ONU, la CAF, la FAO, la Unesco, la OIT, Unicef, el PNUD, la OEA y la OIM.

Asunción Lula Alberto Télam.JPG

Pelé y Benedicto XVI fueron homenajeados con un minuto de silencio en la asunción de Lula

El ex astro del futbol Pelé, fallecido el pasado jueves; y el papa emérito Benedicto XVI, quien murió el sábado último; fueron homenajeados con un minuto de silencio durante la ceremonia de asunción del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil.

El reconocimiento para Pelé fue impulsado por el Parlamento local, mientras la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) informó que recibió la confirmación del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, sobre su presencia en el funeral de "O Rei".

Infantino acompañará a su homólogo de la CBF, Ednaldo Rodrigues, en la despedida a Pelé, que se llevará a cabo este lunes en el estadio del Santos, Vila Belmiro.

Los funerales de Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, comenzarán en Roma este lunes y se extenderán hasta el 5 de enero. El homenaje en su memoria por parte del Congreso brasileño se enmarca en la marcada religiosidad del país, donde vive la grey católica más numerosa del mundo, en convivencia con varias religiones evangélicas.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario