Mundo Miércoles, 18 de abril de 2018

Los independentistas de Cataluña insisten con Puigdemont

Puigdemont se encuentra en Alemania en libertad provisional después de que la justicia germana rechazó extraditarlo a España por rebelión.

La principal fuerza independentista de Cataluña arrojó más incertidumbre al complejo escenario de bloqueo político en el que se encuentra la norteña región de España, al asegurar que analiza impulsar otra vez alguna de las investiduras frustradas por la justicia española, incluida la del ex presidente Carles Puigdemont.

"Hemos entendido el calendario que tenemos, que acaba el 22 de mayo, pero no necesariamente se tiene que agotar. Nos hemos ganado el derecho a gestionar el tiempo de la manera más oportuna", dijo el vocero de Junts per Catalunya (JxC), Eduardo Pujol, en conferencia de prensa en Berlín, tras una reunión de su grupo con el líder Carles Puigdemont.

A pesar de que apremia la cuenta regresiva para un nuevo llamado a elecciones, que debiera producirse el 22 de mayo si el Parlamento catalán no elige antes presidente, Pujol sorprendió afirmando que su grupo todavía está analizando el recorrido que tienen las candidaturas de Jordi Sánchez y de Jordi Turull, y que tampoco descarta la elección del ex mandatario destituido.

"Carles Puigdemont es el candidato legítimo que reconoce el país, por eso tenemos que analizar su investidura", remarcó Pujol, para luego añadir que el "número dos" de Junts per Catalunya, el preso Jordi Sánchez, es el candidato "prioritario".

Por su parte, la minoritaria Candidatura de Unidad Popular (CUP), cuyos cuatro escaños son imprescindibles para formar un gobierno de mayoría independentista, reiteró que ellos están dispuestos a apoyar la candidatura de Puigdemont, porque investirlo sería "un acto de soberanía".

"En estos momentos afortunadamente se vuelvan a dar las condiciones para que Puigdemont sea investido presidente", dijo el vocero de la CUP, Carles Riera, quien apuesta por una investidura a distancia del ex presidente.

Puigdemont se encuentra en Alemania en libertad provisional después de que la justicia germana rechazó extraditarlo a España por rebelión, circunstancia que volvió a poner sobre la mesa su nombre.

La vía que vuelven a estudiar los independentistas es avanzar en una reforma de la ley de presidencia para que el ex presidente catalán pueda ser investido de forma telemática, algo que ya fue vetado por el Tribunal Constitucional español, cuando los independentistas propusieron por primera vez a Puigdemont como candidato a la investidura pese a que se encontraba en Bélgica, huido de la Justicia.

Tras las elecciones del 21 de diciembre del año pasado, las dos principales fuerzas independentistas, JxC y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), propusieron tres candidatos a la investidura, pero sólo Turull pudo presentarse al plenario para la primera votación, que no superó, por la negativa de la CUP a votar a favor.

Por su parte, el preso Jordi Sánchez, la segunda opción, tampoco pudo ser investido debido a que el juez del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena le denegó la excarcelación, en sus dos intentos.

Al día siguiente de la candidatura fallida de Turull, el tercer candidato, el magistrado lo envió a prisión tras procesar a casi toda la cúpula del proceso de secesión por rebelión y malversación de fondos públicos y ordenó la captura de Puigdemont, quien fue arrestado en Alemania el 26 de marzo.

Pero la justicia alemana decidió dejar en libertad provisional a Puigdemont, tras descartar extraditarlo a España por rebelión, al no apreciar "violencia" en los hechos que se le imputan, mientras ahora analiza si lo entrega por malversación.

La puesta en libertad del máximo líder secesionista, coincidió con una resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU que instaba a España a "garantizar los derechos políticos" del preso Jordi Sánchez, lo que llevó a los independentista a plantear una vez más su investidura, que también se frustró por no permitir el juez su salida de prisión.

Con este panorama, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, se reunió hoy en Ginebra con la directora del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Mona Rishmawi, a quien explicó que el Estado español está vulnerando los derechos políticos de lo diputados catalanes secesionistas por no haberles permitido presentarse a la investidura.

"Trasladamos la vulneración de derechos fundamentales, y reclamamos la implicación internacional en la defensa de estos derechos y en la búsqueda de una solución política a este conflicto político", explicó Torrent al salir del encuentro, que forma parte de la estrategia de los secesionistas por internacionalizar el conflicto.