Mundo Viernes, 17 de agosto de 2018

Los diarios se unieron contra Trump por la prensa libre

"Los periodistas no son el enemigo": injuriados por Donald Trump, muchos diarios de Estados Unidos respondieron publicando coordinadamente editoriales para insistir sobre la importancia de la liberta de prensa.

Liderados por el The Boston Globe, que lanzó un llamado acompañado por el hashtag #EnemyofNone (Enemigo de ninguno), más de 300 periódicos en todo el país se unieron a la campaña.

"Hoy en Estados Unidos tenemos un presidente que ha creado un mantra de que los miembros de los medios que no apoyan flagrantemente las políticas de la actual administración estadounidense son el enemigo del pueblo", señaló el editorial del Globe.

"Esta es una de las muchas mentiras que ha arrojado este presidente, al igual que un charlatán de antaño arrojó polvo mágico o agua sobre una multitud esperanzada", agregó en un artículo titulado "Los periodistas no son el enemigo".

Las acciones de Trump también están alentando a fuertes líderes como Vladimir Putin en Rusia y Recep Tayyip Erdogan en Turquía a tratar a los periodistas como enemigos, argumentó el Globe.

The New York Times, uno de los objetivos más frecuentes de la crítica de Trump, publicó un editorial de siete párrafos bajo un título gigante con todas letras mayúsculas que decían "UNA PRENSA LIBRE TE NECESITA" y con la declaración de que solamente es justo que la gente critique a la prensa, digamos, por hacer algo mal.

"Pero insistir en que las verdades que no te gustan son noticias falsas es peligroso para la sangre de la democracia. Y llamar a los periodistas el enemigo del pueblo es peligroso, punto", escribió el Times. "Si no lo han hecho ya, suscríbanse a los diarios locales", agregó.

Donald Trump sigue en serios problemas con la actriz porno. Pero se dedica a atacar a la prensa.
Donald Trump sigue en serios problemas con la actriz porno. Pero se dedica a atacar a la prensa.

La iniciativa se plasma en un momento particular: Trump multiplica ataques contra los medios, calificándolos regularmente de "Fake News" (Noticias falsas) ante cualquier información que pueda disgustarle.

Para los defensores de la libertad de prensa, esa retórica amenaza la primera enmienda de la Constitución estadounidense, que protege la sacro santa libertad de prensa.

Al frente común se sumaron tanto diarios de gran tirada de ciudades grandes como periódicos locales, entre ellos cabeceras como The Houston Chronicle, Chicago Sun-Times, Minneapolis Star Tribune, Miami Herald y Denver Post.

Algunos creen que los comentarios de Trump desencadenaron amenazas contra periodistas que cubrían sus eventos y también podrían crear un clima de hostilidad que abrió la puerta a ataques violentos como el que se produjo contra la Gaceta del Capital en Annapolis, Maryland, a fines de junio, en el cual cinco personas fueron asesinadas por un pistolero que tenía una relación conflictiva con el periódico.

Otros medios han defendido su papel resaltando que es un trabajo que le ahorra tiempo al contribuyente estadounidense.

Los partidarios del presidente han visto en la iniciativa otra razón para formular críticas.

"Los medios de comunicación sostienen un ataque deliberado, público y más contra @realDonaldTrump" y en contra de "la mitad del país que lo apoya. Y los medios se preguntan por qué pensamos que son falsas noticias?", había escrito Mike Huckabee, ex gobernador republicano y columnista del canal Fox News.

"No creo que la prensa pueda quedarse de brazos cruzados y sufrir, tiene que defenderse cuando el hombre más poderoso del mundo intenta socavar la Primera Enmienda", dijo por su lado, Ken Paulson, ex editor de USA Today y cabeza del centro "First Amendment Center", en el Newseum, el museo del periodismo en Washington. Sin embargo, atenúa el alcance de la iniciativa: "Las personas que leen editoriales no necesitan ser convencidas".

Para James Freeman, columnista del The Wall Street Journal -periódico del magnate Rupert Murdoch, aliado de Trump- esta iniciativa "probablemente no sea la mejor manera de ampliar el número de lectores entre los votantes de derecha".

El magnate redobló sus arremetidas

Ante la ola de críticas, el presidente Donald Trump salió a defenderse en Twitter repitiendo que los "medios de comunicación falsos (fake news) son el Partido de Oposición".Esto es muy malo para nuestro Gran País ... ¡PERO ESTAMOS GANANDO!" escribió en su cuenta.

Al respecto, dijo que "no hay nada que (él) quisiera más" para Estados Unidos que "la verdadera LIBERTAD DE LA PRENSA".

"El hecho es que la prensa es LIBRE para escribir y decir todo lo que quiera, pero gran parte de lo que dice son NOTICIAS FALSAS, impulsando una agenda política o simplemente tratando de dañar a la gente", dijo.

Organizaciones en alerta

Las continuas referencias ofensivas de Trump hacia la prensa preocupa a varias organizaciones internacionales, como la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que han expresado su desconcierto y han alertado del peligro que estas críticas despiadadas suponen.