Mundo Miércoles, 25 de abril de 2018

La masacre de Canadá no sería un acto terrorista

Veinticuatro horas después de la masacre causada por el conductor de una furgoneta que arrolló a decenas de peatones en Toronto, las autoridades canadienses han descartado de momento que el atropello masivo, que causó diez muertos, sea un atentado terrorista.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, envió un mensaje para tranquilizar a la población y dejar claro que las autoridades no creen que el incidente fuese un ataque terrorista como los sufridos en varias ciudades europeas en circunstancias similares.

"La investigación continúa, pero es bastante claro que no hay conexión con la seguridad nacional", afirmó Trudeau , utilizando el lenguaje empleado horas antes por su ministro de Seguridad Pública, Ralph Goodale.

"La investigación está en sus inicios. Pero de momento, con la información disponible ahora, no hay conexión visible con la seguridad nacional", explicó Goodale.

De momento, las autoridades canadienses han decidido no alterar el nivel de alerta en el país.

También ayer, el supuesto autor de la matanza, el estudiante de 25 años de edad Alek Minassian, de origen armenio, compareció brevemente ante un tribunal de Toronto, donde la fiscalía le imputó diez asesinatos premeditados y otros trece intentos de asesinato.

Minassian, vestido con ropa de presidiario blanca, contestó con monosílabos a las dos preguntas que le realizó el juez, que ordenó que el sospechoso siga bajo custodia policial al menos hasta el próximo 10 de mayo, cuando tendrá que aparecer ante los tribunales.