Efectos de la guerra

Joe Biden culpa a Vladimir Putin por el precio y la crisis de las naftas en Estados Unidos

El presidente de EEUU quiere eliminar impuestos para que baje el precio de los combustibles que marcaron un récord como consecuencia de la guerra en Ucrania. Mientras que el gobierno español anunció una segunda disminución del IVA sobre la electricidad

Por UNO

El presidente Joe Biden pedirá al Congreso de Estados Unidos suspender tres meses un impuesto federal sobre el precio del combustible, cuya disparada ha socavado la aprobación del mandatario a pocos meses de las elecciones legislativas, dijo este miércoles la Casa Blanca, que culpó de la suba al presidente ruso, Vladimir Putin, por la invasión a Ucrania.

Biden quiere eliminar hasta septiembre un impuesto federal de 18 centavos por galón (3,78 litros) y pedir a los estados, que también gravan la nafta el surtidor, hacer lo mismo con el fin de "aliviar directamente a los consumidores estadounidenses que sufren el alza de los precios de (Vladimir) Putin", dijeron funcionarios a periodistas.

El precio promedio del galón de nafta en Estados Unidos alcanzó un promedio récord a nivel nacional de 5 dólares la semana pasada, frente a unos 3 dólares hace un año. En algunos estados, como California, el galón sale bastante más de 6 dólares.

El repunte está repercutiendo en la economía nacional, arrastrando el índice de aprobación del presidente estadounidense, que se ubica por debajo del 40%.

"El presidente es consciente del importante reto que suponen los altos precios de la nafta para las familias trabajadoras", pues los costes de la gasolina "escalaron dramáticamente en todo el mundo, en casi 2 dólares el galón desde que Putin concentró sus tropas en las fronteras de Ucrania", afirmaron los funcionarios.

Biden "entiende que esta suspensión del impuesto sobre la gasolina no va a compensar por sí sola el aumento de los costos que estamos viendo", dijeron, informó la agencia de noticias AFP.

►Te puede interesar: Deudores del Procrear expresaron su preocupación por el aumento sostenido de las cuotas

La guerra ya afecta a los estadounidenses

"Pero cree que en este momento único en el que la guerra en Ucrania impone los costos a las familias estadounidenses, el Congreso debe hacer lo que pueda para aliviar a esas familias", añadieron.

Se espera que la suspensión de este impuesto federal de 18 centavos, junto con el impuesto sobre el diésel de 24 centavos por galón durante la temporada de viajes de verano, cueste unos 10.000 millones de dólares al fondo de infraestructuras de carreteras, normalmente financiado por estos gravámenes.

El Gobierno asegura que otros ingresos pueden compensar el déficit del fondo.

La Casa Blanca dijo que Biden hará el pedido al Congreso mañana.

Asimismo, la Casa Blanca pide a los estados, que también imponen distintos niveles de impuestos sobre la gasolina, suprimir temporalmente sus gravámenes o proporcionen mecanismos de compensación a los automovilistas.

Varios estados ya lo han hecho, como Connecticut y Nueva York. En promedio, los estados cobran 30 céntimos en impuestos por galón de gasolina.

Pero según analistas, unos 46 estados aún no han actuado, entre ellos California, donde la gasolina es la más gravada y la más cara.

España baja los impuestos de la electricidad

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció una segunda disminución del IVA sobre la electricidad en menos de un año, con un tope de 5%, para limitar el impacto de una inflación récord exacerbada por la guerra en Ucrania.

"Hace un año rebajamos el IVA de la luz del 21 al 10%. En el próximo consejo de ministros lo reduciremos del 10 al 5% para seguir protegiendo a la ciudadanía de los efectos de la guerra", dijo Sánchez en el Parlamento, informó la agencia de noticias AFP.

El Gobierno dirigido por el líder socialista adoptó en marzo un paquete de medidas para paliar el alza de precios durante tres meses.

El sábado próximo tiene previsto adoptar otras medidas en un consejo de ministros, o reunión de gabinete, extraordinario, con el fin de atenuar los efectos de la inflación, que en mayo llegó a 8,7% a ritmo interanual.

El Ejecutivo no ha precisado qué otras medidas tomará el sábado. Pero hay algunas pistas, avanzadas sobre todo por el partido de izquierda de Podemos, socio minoritario de los socialistas en el Gobierno de coalición.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Podemos, propuso una reducción del 50% del precio de los abonos para el transporte público y un cheque de 300 euros para las familias más vulnerables, tal y "como se ha puesto en marcha en Francia".

"La inflación está golpeando a las familias. (...) El gobierno actuó con rapidez y determinación, pero ahora no es suficiente. Debemos reforzar la protección frente a una crisis internacional", tuiteó la ministra.

►TE PUEDE INTERESAR: Suarez ordenó darles "un baño de realidad" a los candidatos de la UCR que buscan sucederlo

Para financiar estas medidas, varios ministros han hablado de la posibilidad de instaurar un impuesto extraordinario a las empresas energéticas, cuyos beneficios aumentaron fuertemente el año pasado, como han hecho otros países europeos en los últimos meses.

Sería una decisión de "justicia", pero hay que ver "de qué manera lo podemos hacer mejor", dijo el martes la ministra de Hacienda, la socialista María Jesús Montero, quien esbozó la posibilidad de aplicarlo en el próximo ejercicio fiscal, a principios de 2023.

Madrid ha adoptado varios paquetes de medidas desde el verano pasado para intentar frenar la inflación.

El último y más importante, aprobado en marzo, consistió de una serie de ayudas directas por valor de 6.000 millones de euros (6.320 millones de dólares) para hogares y empresas. Está en vigor hasta fines de junio y debe ser prolongado.