Mundo Martes, 15 de mayo de 2018

Falleció a los 87 años el escritor Tom Wolfe

Wolfe saltó a la fama como periodista, allá por los años 60 y 70, cuando junto con otros nombres como Truman Capote y Norman Mailer contribuyó a la creación de una nueva corriente narrativa.

Tom Wolfe, el mago del "nuevo periodismo" que registró con entusiasmo la cultura estadounidense, de los Merry Pranksters hasta la carrera especial, antes de abocar su ingenio satírico a novelas como "La hoguera de las vanidades" y "Todo un hombre", falleció. Tenía 87 años.

Wolfe murió de una infección el lunes en un hospital en Nueva York, dijo su agente literaria, Lynn Nesbit, a The Associated Press. No se proporcionaron más detalles de inmediato.

Un admirador del novelista francés Emile Zola y otros autores de ficción "realista", el elegante Wolfe, siempre vestido de blanco, fue un inconformista estadounidense que insistió en que la única manera de contar una historia maravillosa era saliendo a reportarla. Junto con Gay Talese, Truman Capote y Nora Ephron, ayudó a demostrar que el periodismo podía ofrecer el tipo de placer literario hallado en los libros.

Su obra hiperbólica y estilizada era una alegre descarga de signos de exclamación, itálicas y palabras improbables. Hacedor de frases ingeniosas, acuñó expresiones tales como "radical chic" para aludir a la fascinación de los ricos liberales con los revolucionarios; y la generación "Yo" para definir a los babyboomers egocéntricos de los años 70.

Wolfe fue tanto un advenedizo literario que desdeñaba la percibida formalidad del establishment editorial, como un caballero tradicional que estudió en las mejores escuelas y que cuando asistía a almuerzos promocionales con otros autores se aseguraba de leer sus últimos trabajos.

Ridiculizó la renuencia de escritores estadounidenses de confrontar problemas sociales y advirtió que el ensimismamiento y los programas de maestría matarían la novela. Le asombraba que ningún autor de su generación hubiese escrito una novela de gran envergadura con estilo del siglo XIX sobre la Nueva York contemporánea, y terminó haciéndolo él mismo en "La hoguera de las vanidades".

Más noticias