Mundo Martes, 27 de marzo de 2018

Estados Unidos y Europa expulsan a decenas de rusos por espías

Fue en respuesta al envenenamiento químico del doble espía en el Reino Unido. Acusaron del ataque Rusia.

Los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y varios países europeos expulsaron ayer a unos 138 diplomáticos rusos, varios de ellos acusados de espionaje, como respuesta al envenenamiento de un ex agente doble en el Reino Unido.

Se trata de una reacción en bloque al ataque químico contra el ex gente Sergueï Skripal y su hija, ocurrido a inicios de marzo en Salisbury, Reino Unido, en un atentado que el gobierno británico atribuye a Rusia.

El gobierno ruso, en tanto, dijo que la ola de expulsiones de diplomáticos es un "gesto provocador".

Espía envenenado

El pasado día 4, Skripal y su hija Yulia fueron hallados inconscientes cerca de un centro comercial de Salisbury y se encuentran desde entonces en estado crítico.

Las autoridades británicas dijeron que ambos habían sido envenenados con un agente nervioso tipo "Novichok", fabricado en Rusia, y acusaron directamente a Moscú de estar detrás del ataque, aunque el Kremlin niega toda implicación en el mismo.

La revelación

La existencia de agente nervioso fue revelada en los años 1990 por Vil Mirzayanov, un químico ruso refugiado en Estados Unidos, que asegura que los agentes tóxicos fueron creados en la década de los 80 por científicos soviéticos.

El paso más enérgico lo dio la Casa Blanca, que ordenó la expulsión de 60 diplomáticos rusos -incluyendo 12 que trabajan en la representación ante la ONU-, a los que acusó de ser "oficiales de inteligencia".

Además, el presidente Donald Trump determinó el cierre del Consulado de Rusia en la ciudad de Seattle, en el noroeste del país, a raíz de su proximidad con la base de submarinos de Kitsap y de la base de la gigante aeronáutica Boeing.

Los 12 rusos que actúan en la representación ante la ONU y otros 48 destinados en Washington y Nueva York tienen plazo de una semana para abandonar el territorio estadounidense.

Acción en bloque

Un alto funcionario dijo a la prensa en la Casa Blanca que la determinación de Trump representa la mayor expulsión de funcionarios rusos de territorio estadounidenses, incluyendo medidas similares cuando aún existía la Unión Soviética.

En diciembre de 2016, el gobierno del entonces presidente Barack Obama expulsó 35 diplomáticos rusos por la alegada injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales en que Trump resultó vencedor.

En una nota oficial, la Casa Blanca apuntó ayer que la medida había sido tomada "en conjunto con nuestros aliados de la OTAN y asociados alrededor del mundo".

En tanto, en Bulgaria el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció que "de forma concertada, 16 países de la Unión Europea decidieron expulsar diplomáticos rusos". Añadió que "no se excluyen nuevas medidas adicionales, incluyendo más expulsiones, en los próximos días".

A los 23 diplomáticos rusos que ya expulsó el Reino Unido, se le sumaron ayer Francia (4), Polonia (4), Alemania (4), la República Checa (3), Lituania (3), Dinamarca (2), Italia (2), Holanda (2), España (2), y Albania (2), Finlandia (1), Hungría (1) Rumanía (1), Letonia (1), Estonia (1), Croacia (1) Suecia (1), Macedonia (1), Noruega (1) y Hungría (1)

Otros Estados miembros, como Bélgica, no han anunciado aún medidas a nivel nacional, si bien este país debatirá mañana el asunto en un Consejo de Ministros.

Portugal, por su parte, dijo que "toma buena nota" de las decisiones a nivel europeo pero no anunció ninguna expulsión en suelo luso y apeló a la "concertación" en el seno de la Unión Europea para afrontar la situación.

Canadá expulsó a cuatro diplomáticos rusos, y Ucrania a 13.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, saludó la "respuesta extraordinaria de nuestros aliados".El gesto, dijo en la red Twitter, constituye "el mayor movimiento de expulsiones de agentes rusos de la historia".

Casi la mayoría de países dijeron que los diplomáticos rusos que decidieron expulsar son espías en realidad.

"Esta decisión no quedará sin respuesta"

Rusia reaccionó enérgicamente y en un comunicado de su ministerio de Relaciones de Exteriores consideró a las expulsiones como un "gesto provocador". "Esta decisión inamistosa no quedará sin respuesta", advirtió.

Los países que anunciaron la expulsión de diplomáticos "se dejaron llevar por Londres sin ponerse a reflexionar sobre las circunstancias de lo que ha ocurrido", agregó.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, reiteró ante la prensa que el gobierno ruso no tuvo ninguna responsabilidad en el atentado contra Skripal y su hija.

"Lamentamos esta decisión que explican por el caso Skripal. Ya lo dijimos y lo repetimos: Rusia nunca tuvo y no tiene nada que ver en este caso", declaró.

Por su parte, el embajador ruso ante Estados Unidos, Anatoli Antonov, dijo a la prensa de su país que la medida anunciada ayer es un "golpe cuantitativo y cualitativo" y "reduce lo que quedaba de las relaciones ruso-estadounidenses".

El diplomático ruso lamentó que "Washington no entiende más que la fuerza".

Para May el espía no se recuperará

El ex espía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia probablemente nunca se recuperarán del ataque con una sustancia tóxica que sufrieron en suelo británico, declaró la primera ministra Theresa May.

"Es poco probable que su condición mejore en el futuro cercano, y es posible que nunca se repondrán", declaró la premier británica durante su exposición parlamentaria.

Añadió que más de 130 habitantes de Salisbury, la ciudad donde ocurrió el atentado, han quedado expuestos al gas neurotóxico.

Más de 50 personas han sido examinadas en hospitales.

Sin embargo, un policía que se enfermó al quedar expuesto a la sustancia tras el ataque del 4 de marzo fue dado de alta la semana pasada.