Mundo Domingo, 30 de septiembre de 2018

Elecciones en Brasil: Bolsonaro dijo que aceptará los resultados sólo si gana

El candidato de la extrema derecha, que encabeza los sondeos, insinuó que un triunfo ajeno sería fraude.

El candidato presidencial de extrema derecha, Jair Bolsonaro, afirmó que aceptaría los resultados de las elecciones de octubre únicamente si gana, e insinuó que cualquier triunfo de sus rivales sería mediante un fraude.

Bolsonaro, ex capitán del Ejército, que encabeza las encuestas de intención de voto para los comicios del 7 de octubre, no dio evidencia alguna de fraude, pero dijo que no confía en el tribunal electoral del país.

"Sobre si las instituciones militares aceptan el resultado, yo no hablo por los comandantes, les respeto. Yo, por lo que veo en las calles, no acepto un resultado de las elecciones diferente de mi elección", dijo al canal TV Band.

Bolsonaro, quien fue hospitalizado el 6 de septiembre después de ser apuñalado durante un evento de campaña, acusó al Partido de los Trabajadores de tener un fraude como su Plan B en las elecciones.

Sus comentarios fueron refutados por el Tribunal Electoral de Brasil y por la OEA, que funge como observadora de los comicios.

En caso de que ningún candidato obtenga la mayoría en la primera ronda, el 28 de octubre se realizaría una segunda ronda electoral con los dos aspirantes que hayan obtenido más votos.

Aunque Bolsonaro actualmente encabeza las preferencias antes de la primera ronda, varias encuestas recientes dejan entrever que perdería en la segunda ronda ante el ex alcalde de San Pablo, Fernando Haddad, quien se ubica segundo en la contienda.

El candidato ultraderechista abandonó ayer el Hospital Israelita Albert Einstein de San Pablo, donde permanecía internado tras ser apuñalado semanas atrás durante un mitin de campaña para las próximas elecciones.

Bolsonaro pasó gran parte de su jornada negando el reporte publicado en la revista Veja de que una ex esposa lo acusó de fraude, evasión fiscal y de robarle dinero que tenía en una caja de seguridad en Río de Janeiro. Su campaña prometió demandar a la revista por el reporte.

La ex esposa de Bolsonaro, Ana Cristina Valle, dijo que estaba "furiosa" cuando realizó las acusaciones. Actualmente es candidata al Congreso y utiliza el apellido de su ex marido.

Los sondeos

Según la última encuesta de Datafolha, Bolsonaro recibiría 28% de los votos, frente a 22% de Haddad (que hace una semana contaba sólo con el 16% de los apoyos). Los apoyos al laborista Ciro Gomes disminuyeron y pasaron del 13% al 11%, mientras que el socialdemócrata Geraldo Alckmin mejoró un punto porcentual y se sitúa en el 10%, ambos empatados técnicamente en la tercera posición.

En una hipotética segunda vuelta, que se produciría el 28 de octubre en el probable caso de que ninguno de los candidatos obtenga más del 50% de votos en la primera, prevista para el 7 de octubre, Bolsonaro perdería ante todos los candidatos y empataría técnicamente con Silva. Ante Haddad, su más probable rival, perdería por el 45% de los votos frente a el 39%. En el anterior sondeo de Datafolha, divulgado el pasado 20 de septiembre, Haddad y Bolsonaro aparecían empatados el balotaje, pero ahora el sucesor de Lula vencería con seis puntos porcentuales de diferencia.

Bolsonaro volvió a prometer la "extinción" y "privatizar gran parte" de las empresas estatales del país, si gana."Asumí el compromiso de reducir el número de ministerios y extinguir y privatizar gran parte de las (empresas) estatales que hoy existen", escribió.

Para Bolsonaro, los recursos que se destinan a las compañías públicas y un alto número de ministerios son "gastos innecesarios" que deben destinarse para "atender a la población".

Asimismo, rechazó los "acuerdos" políticos que negocian "cargos" en las estatales "a cambio de apoyo", algo que, a su juicio, se combatiría con la privatización de las mismas.