Mundo Lunes, 5 de febrero de 2018

El heredero de Samsung sale de prisión tras una reducción de su condena

En problemas. Lee fue inculpado por corrupción y utilización indebida de bienes públicos, entre otros cargos. 

El heredero y máximo responsable del gigante tecnológico Samsung, Lee Jae-yong, salió de prisión después de que la justicia surcoreana le redujera su condena por su implicancia en el caso de corrupción que le costó el cargo a la ex presidenta del país Park Guen-hye.

Lee, que ocupa el tercer puesto en la lista de las personas más ricas de Corea del Sur, abandonó las instalaciones penitenciarias en las que permanecía desde hace casi un año -desde el 17 de febrero de 2017- y no formuló declaraciones pese al gran número de periodistas congregados allí.

El magnate había sido condenado el pasado agosto a cinco años de prisión por sobornar a la ex presidenta Park con objeto de obtener favores del gobierno en su consolidación como máximo responsable del grupo, malversar fondos, ocultar activos en el extranjero y perjurio, en un caso conocido popularmente como "La Rasputina".

Este caso provocó una crisis política inédita en Corea del Sur y sacó a la calle a los surcoreanos en manifestaciones masivas durante meses, desencadenando la primera destitución de un presidente en democracia, y su posterior envío a prisión, reseñó la agencia de noticias EFE.

Tras la apelación de Lee, de 49 años, el Alto Tribunal de Seúl decidió reducir esta pena a dos años y medio y le autorizó a cumplirla en suspenso, lo que le permitió abandonar de inmediato el penal.

Según los jueces, no quedó probado que la empresa obtuviera favores gubernamentales dentro de la trama de tráfico de influencias orquestada por la ex presidenta y su amiga Choi Soon-sil, un personaje central en la trama y por quien surgió el nombre de "Rasputina".

No obstante, el tribunal consideró a Lee culpable "de forma pasiva" del patrocinio del entrenamiento ecuestre de la hija de Choi, de 22 años, una ex jinete de doma clásica, según un extracto de la sentencia recogida por la agencia surcoreana Yonhap.

Para el tribunal, la mayor parte de la responsabilidad debe caer en Park y Choi, ya que fue la acción de ambas la que obligó a los grandes conglomerados a proporcionar los sobornos.

"La ex presidenta Park, que detentaba la autoridad más poderosa de este país, coaccionaba a los ejecutivos de Samsung para que pagaran sobornos y Choi buscaba beneficios personales usando sus vínculos con Park", continúa la sentencia.

Lee había sido condenado en primer lugar por donar unos 8.800 millones de wones (6,49 millones de euros) a Park y a Choi, a cambio de recibir apoyo del gobierno para una operación clave para la empresa y considerada de importancia estratégica para la sucesión al frente de la compañía.

La sentencia y la puesta en libertad de Lee, heredero del mayor conglomerado familiar de Corea del Sur, supone un duro golpe para la Fiscalía surcoreana, que había pedido al Tribunal Supremo que endureciera una condena "demasiado ligera".

Los fiscales, que habían solicitado 12 de años de prisión, siempre buscaron que el encarcelamiento de Lee sirviera como un claro castigo contra las prácticas corruptas de las grandes corporaciones del país.

Dejanos tu comentario