Mundo Martes, 13 de noviembre de 2018

El fuego no cesa y sube el número de víctimas en California

A los 31 muertos se suman cientos de desaparecidos. El clima no ayuda. Mas de 250.000 personas ya fueron evacuadas.

Miles de bomberos luchan para contener los incendios en California, Estados Unidos, que dejan al menos 31 muertos y gran devastación, mientras se pronostican fuertes vientos en la región.

El incendio, que desde el jueves arrasa al norte de California, igualó al más mortal registrado en la historia de Estados Unidos.

Unos 4.500 bomberos de lugares lejanos han estado trabajando para ponerle freno al avance de las llamas mientras equipos de búsqueda respaldados por antropólogos y un laboratorio de ADN intentan identificar restos, a veces reducidos a no más de fragmentos de hueso.

Los automóviles que quedaron atrapados en las llamas fueron reducidos a esqueletos de metal, mientras que las pilas de escombros arden en el lugar donde antes había residencias, de las que ocasionalmente queda una pared de ladrillo o una chimenea.

El incendio "Camp Fire", que arrasa una vasta región en el condado de Butte, al norte de Sacramento, capital del estado, es el incendio más grande y destructivo de varios focos activos en el estado, que han provocado la evacuación de más de 250.000 personas, y la destrucción de 6.400 viviendas en la ciudad de Paradise.

En el sur, el "Woolsey Fire" afecta a los condados de Ventura - donde se ubica la ciudad de Malibú, hogar de varias estrellas de Hollywood- y de Los Ángeles.

Las autoridades informaron que las víctimas fatales del "Woolsey Fire" son 31 en California, aunque se esperan más por la cantidad de desaparicidos.

Triste récord

"Camp Fire" tiene el triste honor de igualar al desastre de Griffith Park, en Los Ángeles, ocurrido en 1933 y hasta la fecha el incendio más mortífero de la historia de la región, según el Departamento de Bomberos de California (Cal Fire).

Hay más de 6.700 inmuebles destruidos, entre ellos un hospital en Paradise. El incendio arrasó 45.000 hectáreas y solo se ha podido contener un 25%, informó Cal Fire, que estimó que se necesitarán tres semanas para controlarlo totalmente.

Rápida propagación

Los bomberos que luchan en el sur contra el "Woolsey Fire", "se preparan para la llegada de los peligrosos vientos de Santa Ana (secos y cálidos) que podrían extender las llamas", advirtieron las autoridades.

"Hoy tenemos más de 8.000 bomberos federales, estatales y locales en las líneas", dijo Scott Jalbert, responsable de Cal Fire. "Desafortunadamente, con estos vientos, no ha terminado, así que tengan cuidado", agregó.

Se esperan vientos de 80 km por hora en la región costera de California, y hasta de 96 km en las áreas montañosas.

Las autoridades advirtieron que la propagación de incendios fue más rápida que en el pasado.

"Hace diez o veinte años, te quedabas en tu casa cuando había un incendio y eras capaz de protegerte", explicó a la prensa el jefe de bomberos del condado de Ventura, Mark Lawrenson.

Más noticias