Mundo Lunes, 19 de febrero de 2018

Durante las sequías, hay más incendios en la Amazonia

Desafío. Los científicos buscan reducir las emisiones de carbono en esta parte del planeta. Los procesos de deforestación ya no están tan vinculados al calentamiento global.

Amazonas. Las emisiones de gas de efecto invernadero ya no están tan vinculados a la deforestación. 

Los incendios provocados por las sequías extremas en la selva del Amazonas están entorpeciendo los avances logrados para reducir las emisiones de carbono en esa parte del planeta, revela un estudio publicado por la revista Nature.

La investigación, desarrollada por científicos en Brasil, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, constató la existencia de un cambio significativo en el origen de las emisiones de carbono en la Amazonia brasileña entre 2003 y 2015.

Los autores descubrieron que las emisiones de ese gas de efecto invernadero están cada vez más dominadas por los incendios forestales durante las sequías extremas, frente a las vinculadas a los fuegos relacionados directamente con el proceso de deforestación.

Sequía extrema

En este sentido, sostienen que una situación de sequías extremas recurrentes durante el presente siglo podría socavar los avances conseguidos en la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación en esta región.

Para este estudio, liderado por expertos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, se analizaron datos de satélites y registros de gases de efecto invernadero para evaluar el impacto que han tenido las sequías en la incidencia de incendios entre 2003 y 2015.

Las evidencias

"Hemos demostrado que, a pesar de que ha habido una caída del 76% en las tasas de deforestación durante los últimos 13 años, la incidencia de incendios aumentó un 36% durante la sequía de 2015 respecto a los 12 años previos", explican en el texto de Nature.

Durante la sequía de 2015, agregan, se registró la mayor proporción de incendios activos respecto a la deforestación", una situación que afectó a un área de 799.293" kilómetros cuadrados.

Asimismo, estimaron que, en años de sequías, las emisiones provocadas exclusivamente por incendios forestales son más de la mitad que las causadas por la deforestación de los bosques antiguos.

Los investigadores, al mismo tiempo, recuerdan que "los registros de emisiones de carbono" que sirven como base para el diseño de políticas medioambientales deben de tener en cuenta "la significativa" cantidad de emisiones que provocan los incendios "no vinculados a los distintos procesos de deforestación".

Dejanos tu comentario