Diario Uno Mundo Monedas
Rompió el chanchito

Compró un desayuno con monedas de 10 centavos y la venganza fue terrible

Pagó un desayuno en monedas de 10 centavos y la venganza de los empleados fue muy original. Un joven pidió un sándwich con un desayuno

Por UNO

(Editado por Pablo González) Pagó un desayuno en monedas de 10 centavos y la venganza de los empleados fue muy original. Un joven pidió un sándwich con un desayuno pero los abonó todo con monedas de 10 peniques de libra esterlina, algo equivalente a los centavos. La venganza de los empleados fue muy divertida.

vengan1.gif

En un local gastronómico de Inglterra, un habitual comensal pidió un sándwich. Algo totalmente cotidiano que concluyó de una manera muy particular, generando una publicación viral, una grieta que parece que nunca se va a cerrar y una venganza muy ingeniosa.

Seguir leyendo

Un joven decidió pagar su desayuno con monedas de 10 peniques de libra esterlina, equivalente a 10 centavos en la Argentina. El valor del “scran” alcanzaba los 1,47 euros, aproximadamente 200 pesos en nuestro país.

Te puede interesar: Tres de los volcanes más peligrosos del país están en Mendoza

El protagonista de la historia publicó en Twitter el curioso mensaje que le hicieron llegar los trabajadores, molestos por la cantidad de monedas con las que pagó: “Recibí un mensaje de uno de los muchachos esta mañana que decía: ‘Un chico que trabaja en Jag pagó esta mañana su scran todo con monedas de 10 peniques. Así era su bocadillo cuando lo abrió’”.

El tweet tiene una fotografía adjunta, en la que se ve cómo el sándwich está cortado en partes iguales. La subdivisión fue realizada en 16 pequeños trozos, imitando las monedas con las que fue pagado el desayuno por parte de Darren.

La publicación se hizo viral en la red social del pajarito y alcanzó los 17 mil “Me gusta”, fue citada alrededor de 150 veces y superó los mil Retweets. La popularidad de este hecho desencadenó en un debate que parece no tener fin, entre los que apoyan el resultado de la transacción y quienes no comparten esos ideales.

Te puede interesar: Mario Teruel: "Mi hijo cometió un error"

Tal es así que la grieta propone dos bandos: por un lado quienes repudian el accionar de los empleados, argumentando que ellos no saben cómo hizo el joven para conseguir el dinero y pagar su desayuno. Por el otro lado, los que critican la forma de pago que utilizó el protagonista, ya que entienden que podría haber abonado con papel moneda o tarjeta de crédito.

Entre los comentarios, un usuario plantó bandera y escribió: “Es bastante revelador de nuestra sociedad que nos burlemos de una persona trabajadora que tiene que pagar su almuerzo con una colección de monedas pequeñas, en lugar de pensar en ayudar a ese pobre hombre”.

Temas relacionados: