Mundo Martes, 25 de septiembre de 2018

China acusa a Estados Unidos de hacer "matonismo comercial"

Afirmó que la política impulsada por Washington "ha abandonado las normas del respeto mutuo y las consultas igualitarias que guían las relaciones internacionales".

El Gobierno de China acusó al de Estados Unidos de "matonismo comercial", en el día en el que entraron en vigor aranceles a las exportaciones chinas al mercado estadounidense por valor de U$S200.000 millones y tarifas similares de embarques de EE.UU. al país asiático por U$S60.000 millones.

Son la respuesta a tarifas a exportaciones chinas al mercado estadounidense por valor de U$S200.000 millones que se aplicarán a más de 5.500 productos chinos, entre ellos bolsos, textiles o arroz.

Las tarifas que comenzó a aplicar China, más moderadas de lo esperado, se aplicarán a 4.000 ítems de exportaciones estadounidenses, desde el gas natural licuado hasta productos agrícolas y químicos o componentes de automóviles, entre otros, a los que se impondrá un arancel de entre el 5 y el 10 por ciento.

Ayer, día festivo en China por las celebraciones del Medio Otoño, las autoridades declinaron reaccionar oficialmente al nuevo paquete de aranceles impulsada por el Gobierno de Donald Trump, aunque el Ejecutivo publicó un informe sobre las tensiones comerciales con Estados Unidos en el que declaró que hay un creciente "matonismo comercial" de Washington hacia Pekín.

El documento subraya que la política de "Estados Unidos primero" impulsada por Trump desde su llegada al poder en 2017 "ha abandonado las normas fundamentales del respeto mutuo y las consultas igualitarias que guían las relaciones internacionales".

"En lugar de eso, EE.UU. ha defendido sin pudor el unilateralismo, el proteccionismo y la hegemonía económica, arrojando falsas acusaciones contra muchos países, particularmente China", subrayó el informe.

Las tarifas son una "presión extrema" a la que China ha intentado responder con "el mayor nivel de paciencia y buena fe", mientras Washington "se contradice a sí mismo y reta constantemente" a la economía china, agregó el documento del gobierno chino.

Las bolsas chinas de Shanghai y Shenzhen, cerradas por festivo, no reaccionaron por tanto al recrudecimiento de la guerra comercial, pero sí lo hizo la de Hong Kong, con una pronunciada caída del 1,62% y marcados descensos en prácticamente todos los valores estrella del Hang Seng.

El pesimismo de los mercados se ve exacerbado por los rumores de que China ha decidido cancelar una nueva ronda de negociaciones para intentar poner fin al conflicto arancelario, según aseguraba este fin de semana la prensa estadounidense.

Pekín confirmó que había recibido una invitación de Washington para conducir esta nueva ronda de negociaciones, que sería la quinta, pero había establecido como condición previa que Estados Unidos mostrara buena voluntad. No obstante, el informe gubernamental publicado ayer insistía en la necesidad de reiniciar las negociaciones comerciales con Estados Unidos, siempre que éstas se basen en "respeto mutuo e igualdad".