Mundo Sábado, 13 de octubre de 2018

Así quedó una mujer tras proteger a su bebé del granizo

La australiana Fionna Simpson, de 23 años, se quedó atrapada en su coche con su abuela y bebé durante una terrible tormenta.

Fionna Simpson, una joven madre de Kingaroy (Australia) pensó que su bebé iba a morir cuando el granizo los sorprendió en su automóvil durante unas tormentas eléctricas que causaron estragos en la región de South Burnett, en Queensland, esta semana.

Simpson conducía por una autopista hasta su casa con su abuela, de 78 años, y su hija de cuatro meses cuando comenzó a llover. No había escuchado las advertencias sobre las tormentas, pero sabía que tenía que parar su coche cuando la lluvia comenzó a ser fuerte.

"No estaba conduciendo muy rápido porque no podía ver muy bien ... No podía ver delante de mí, ni siquiera podía ver la línea en la carretera", explicó Fionna. Según contó, lo siguiente que escuchó fue una gran explosión. "Toda esta lluvia comenzó a entrar, y la ventana trasera donde estaba mi hija... se había ido", dijo. "Daba mucho miedo, pero no había tiempo para tener miedo... todo sucedió tan rápido".

La madre saltó a la parte trasera de su coche y actuó como un escudo humano para su bebé. Después de que se rompiera otra ventana en la parte delantera del coche, Fionna se movió para tratar de ayudar a su abuela, pero era imposible proteger a ambas del granizo.

Una vez que la parte más fuerte de la tormenta pasó, Fionna condujo su coche gravemente dañado a una casa cercana y gritó pidiendo ayuda. Una vez llegaron los servicios de emergencia, entró en shock y todo su cuerpo se quedó "adormecido".

"No fue hasta que entré en la ambulancia que me di cuenta de que si no hubiera hecho eso, ella (su bebé) podría haber resultado gravemente herido, cualquier cosa podría haber sucedido", dijo.

Su abuela pasó la noche en el hospital porque la mayor parte de la piel de su brazo izquierdo estaba abrasada por el granizo, mientras que la otra quedó "completamente negra" por los golpes.

Fuente: ABC