Mundo Viernes, 23 de febrero de 2018

Acusado de acoso, renunció el número dos de Unicef

El número dos de Unicef, Justin Forsyth, renunció tras conocerse las denuncias por "comportamiento inapropiado" que recibió de tres mujeres en su anterior trabajo, cuando era el director ejecutivo de la ONG británica Save The Children. La decisión llega una semana después de que Oxfam, otra ONG, admitiera que algunos de sus trabajadores explotaron sexualmente a mujeres durante una misión humanitaria en Haití.

"La directora ejecutiva Henrietta Fore ha aceptado la renuncia de Justin Forsyth de su puesto como director ejecutivo adjunto de Unicef. Aceptamos la decisión de Forsyth de dar un paso hacia adelante y reconocer errores pasados", informó en un comunicado la agencia de la ONU. Forsyth está acusado de comentar la vestimenta de jóvenes empleadas y enviar mensajes de texto inapropiados.

Hace pocos días, un portavoz de la agencia aseguró a BBC que no existe ninguna queja por el comportamiento del ejecutivo dentro del organismo internacional.

En un comunicado, Forsyth ha afirmado que en el momento en que se produjeron los hechos, se disculpó "sin ninguna reserva", pero ha defendido que, pese a que su comportamientos fueron erróneos, la situación quedó solventada con los procesos de mediación establecidos hace muchos años. "No tengo ninguna duda de que alguna de la cobertura mediática sobre mí no es para hacerme responsable de mis acciones (adecuadamente), sino también para tratar de damnificar nuestra causa y la ayuda humanitaria", afirmó el ejecutivo.

Save The Children, la organización donde se produjeron los comportamientos de Forsyth, ha admitido que en 2015 recibió información preocupante sobre "comportamiento inapropiado y comentarios" de su director ejecutivo. Dos administradores realizaron investigaciones de tres quejas informales. "Ambas pesquisas resultaron en la contundente disculpa de Forsyth. Todas las partes estuvieron de acuerdo y el asunto quedó zanjado", explicó la organización en un comunicado.

La dimisión llega una semana después de que el Reino Unido anunciara que cortará las ayudas a las ONG con escándalos de acoso sexual y prostitución, tras conocerse que cooperantes de Oxfam explotaron sexualmente a mujeres, algunas de las cuales se sospecha que eran menores, en Haití con dinero de la organización. En los últimos días, diarios británicos han revelado que la mancha se extiende a otras ONGs y cuestionado la regulación de este tipo de organizaciones dedicadas a la cooperación.

Fuente: El País.

Dejanos tu comentario