Mendoza Domingo, 12 de agosto de 2018

"Yo no soy un nene, mamá, soy una nena"

Mia, Angelina y Nahuel son trillizos de 10 años. Dos son niñas trans y cuentan ya con su DNI adaptado

"No soy un nene, yo soy una nena", le dijo Mia, a sus padres con apenas 3 años, y con esa frase estaba diciendo lo que sentía, estaba definiendo de alguna manera, su forma de estar en la vida. La niña trans es trilliza y también su hermana es trans, Angelina, y su hermano Nahuel.

Los tres tienen 10 años y además tienen una hermana mayor de 18 años, Melani. Los cuatro son hijos de Alejandra Ávila (40) y Felipe Anzoategui (39), y viven, hace varios años en San Juan, aunque son oriundos de Buenos Aires.

"A los tres años, Mia y Angelina comenzaron a ponerse trapos en la cabeza que simulaban el pelo largo y usaban mis remeras como vestidos", recuerda Adriana, para explicar cómo comenzó el camino de sus dos hijas trans que ya tienen el DNI que refleja su identidad de género.

También contó que una de las pequeñas comenzó a autoagredirse, "porque se miraba al espejo y no le gustaba. Por eso comenzamos a pedir asesoramiento psicológico para poder acompañarlas en su proceso y evitar que se dañaran", relató la mamá.

Los inicios de la escolarización no son un buen recuerdo para la familia, ya que los directivos tuvieron conductas discriminatorias y por eso debieron cambiarlas de escuela.

Adriana cuenta que sus hijas vivieron situaciones de hostigamiento en otra de las escuelas a las que concurrieron y debieron acudir al Ministerio de Educación provincial para plantear la situación.

"Tuvimos mucho apoyo de ellos y a partir de allí mis hijas pudieron insertarse y ser contenidas en un nuevo colegio. Son colaboradoras, son buenas niñas, son responsables", expresó la mujer que integra la Asociación Civil Infancias Libres, que acompaña a familiares y capacita a docentes, médicos a personas que están en contacto con niños, con el fin de dar respuestas adecuadas y acompañamiento.

Asesoramiento

Diego Pedernera, coordinador de OMIN (Organización Mendocina de Integración), indicó que en la institución han recibido unas 50 consultas en los últimos dos años, de docentes, familiares y especialistas que buscan conocer más sobre personas trans.

"Hemos concretamente asistido a 4 familias que tienen hijos entre 4 y 14 años y sobre todo hacen hincapié en cómo se tramita el DNI, cómo abordar la situación en la escuela y en la casa también", explicó el referente que aconsejó hablar mucho con los niños y niñas y no imponerles nada, sino al contrario, acompañarlos en la construcción de su identidad.

El sexólogo Germán Gregorio Morassutti, del Programa de Salud Sexual y Reproductiva y la Dirección de Género y Diversidad (DGD), aseguró que en los últimos tiempos han surgido 5 consultas de familiares de niños y niñas trans, en toda la provincia. "Nosotros trabajamos con papás, con los niños y la escuela. La idea es trabajar en la inclusión, es un tema nuevo y recién se está empezando a trabajar en los casos que aparecen", señaló el especialista.

Más noticias