Mendoza Domingo, 23 de septiembre de 2018

Protagonista de un mal paso que afectó la buena imagen de Cobos

Su nombramiento a dedo en la Justicia federal, quizás por la influencia de su novio, desató un gran revuelo. El caso, para muchos, fue un papelón.

El nepotismo es uno de los males del poder que producen mayor indignación. Pero, curiosamente, a pesar de que casi todos lo critican, también se considera casi una patología social normal. "Todos lo hacen", se dice, y a mal de muchos consuelo de zonzos.

Esta semana el caso de Natalia Obon, la pareja del senador nacional por la UCR, Julio Cobos, fue tema central por su nombramiento sin concurso en la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, cargo que tiene un sueldo que ronda los $100.000.

Pero el tole tole que se armó a partir de esta noticia dada por Diario UNO y que estalló inmediatamente en todo el país, tiene otros condimentos interesantes que merecerían ser analizados por algún sociólogo.

Natalia Obon es 23 años menor que el ex vicepresidente de la Nación y cuando una mujer es mucho más joven que su pareja, máxime cuando esa pareja tiene poder o riqueza,no faltan los calificativos muchas veces mal intencionados, rayanos con el bullying.

Obon es calificada de "la novia" de Cobos, por más que conviven hace rato. Sólo algunos la llamaron "pareja", un título que al morbo no le sirve. Pero esta vez, por más que esta mujer sea una abogada capaz, el nepotismo fue grosero y muy evidente, tanto que terminó con la declinación de Obon a su nombramiento.

Revisemos el sainete de esta semana de septiembre.

Ricardo Lorenzetti, juez y presidente actual de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, firmó la resolución 2.697/18 el 11 de septiembre. Con ella autorizó a la Dirección de Recursos Humanos para contratar a un agente para desempeñarse en la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza.

Lorenzetti, a través de la jefa de prensa de la Corte María Bourdin, se despegó del escandalete y dijo que la resolución estaba "en blanco" y que la designación de Obon fue responsabilidad de la Cámara Federal de Mendoza.

Diario UNO contó sobre el nombramiento y la polémica fue la consecuencia natural.

Quién es la rubia

Natalia Obon tiene 40 años, tres hijos, una separación, tres títulos superiores y un novio 23 años mayor que ella. "Soy y existo y me forjé más allá del hombre con el que comparto y transito el camino cotidiano", dijo en una publicación en las redes, cuando anunció que no aprovecharía el cargo que le había asignado la Justicia Federal.

Obon tiene un pasado ignoto. Ella cuenta: "Egresé del secundario como perita administrativa contable con medalla de primer promedio. Estudié carreras universitarias: la primera en Mendoza en la Universidad Maza, donde obtuve el título de nutricionista. Posteriormente, en la Universidad Católica de San Juan egresé como licenciada en nutrición con promedio 9,40".

El nombramiento en la Justicia vino por un título obtenido bastante después. "Ya siendo mamá de mis tres hijas y divorciada, decidí iniciar mis estudios de abogacía en la Universidad Siglo 21 y con mucho esfuerzo logré recibirme en tiempo y forma con promedio 8,70". Eso fue hace poco tiempo. Natalia no ejerció aún como abogada, algo que no le impidió que se la haya nombrado como secretaria de Cámara.

Guadalupe Peña y Lillo, Natalia Obón y Rubén David.
Guadalupe Peña y Lillo, Natalia Obón y Rubén David.

Cuenta su currículum laboral así: "Trabajo desde los 16 años porque siempre entendí que debemos forjar nuestro propio destino y lograr la independencia económica. Una vez recibida, trabajé en consultorios como profesional y durante diez años en una asociación con niños con síndrome de Down. Ingresé al Concejo Deliberante de la Ciudad de Mendoza, donde empecé mi segunda carrera universitaria a fin de enriquecen mi labor. Me desempeñé en la oficina jurídica y luego como secretaria de la presidencia.

Asumí como asesora en el Honorable Congreso de la Nación, gran y hermoso desafío no sólo por lo que implica sino por la exigencia que requiere el área legislativa con diversos alcances, lo que me exige permanente actualización, estudio y capacitación".

Ahora, todo legal

Después del papelón, que si no hubiera trascendido públicamente hubiera significado para la pareja de Julio Cobos un sueldo cercano a los $100.000, la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, confirmando la irregularidad cometida con el nombramiento de Obon, dijo en un comunicado que "a propósito de las noticias que han tomado estado público, la Cámara Federal de Mendoza comunica que por resolución 2.696/2018, la Corte Suprema de Justicia de la Nación autorizó, en la jurisdicción de la primera, un contrato en el cargo de secretario de Cámara en el que ha la fecha no existe postulación ni designación alguna, dado que en la reunión de acuerdo pasada se ha decidido por unanimidad cubrirlo a través de un concurso interno, en el que podrán postularse los secretarios de Juzgados de los Tribunales Federales de Mendoza, a fin de preservar la carrera judicial".

Lo positivo es que, después del desatino, ahora sí se decide llamar a concurso y preservar la carrera.

Más noticias