Mendoza Sábado, 13 de octubre de 2018

Presupuesto 2019: la inversión en obras superará los $12.000 millones

Al Gobierno de Cornejo le queda un saldo positivo de $6.773 millones. "Es producto de la buena administración", aseguraron.

Lo dijo y todo indica que lo cumplirá: Alfredo Cornejo llegará al final de su gestión con las cuentas saneadas. Así, como hacía años que no sucedía en Mendoza, el Presupuesto 2019 que se presentó en la Legislatura, llegó con superávit. Es decir: no sólo no habrá que pedir endeudamiento, sino que se tiene previsto un sobrante de $6.773 millones.

Esto echa para atrás el folclore que cada año se despliega en torno a si la oposición autorizará o no que el Gobierno se endeude. La discusión tendrá que virar, forzosamente, hacia otros flancos.

La ministra de Hacienda, Paula Allasino, manifestó que "este es el último presupuesto que presenta la gestión Cornejo, y lo solicitamos sin deuda y con superávit. Esto demuestra que cuando se trabaja bien y los objetivos son claros y concretos, se pueden presentar presupuestos equilibrados"

La oposición puso ciertos reparos en el pedido de financiamiento de la deuda histórica de la provincia, que es de 3.693 millones de pesos. Desde diferentes bancadas opositoras opinaron que es una especie de financiamiento encubierto.

La Provincia tiene planificada una pauta presupuestaria 2019 por 141.000 millones de pesos, incluyendo a los organismos autárquicos.

La inflación proyectada y el valor del tipo de cambio se tomaron del Presupuesto Nacional: 23% como tope de inflación -aunque el Banco Mundial y diversos estudios económicos privados lo vaticinan en 42%- y un dólar a $40.

En cuanto a lo que ha planificado gastar el Gobierno, la cifra total es de 117.093 millones de pesos.

"Esto demuestra que se pueden presentar presupuestos equilibrados, sin pedido de toma de deuda", insistió Allasino.

El 50 % de los ingresos son recursos provinciales, por 58.471 millones de pesos, de los cuales el 31,8% son de origen tributario y el 18,2% de origen no tributario.

Mientras, el otro 50% lo aporta la Nación.

Los gastos corrientes se han calculado en $110.269 millones de pesos y 54% es para sueldos ($59.310 millones). El 17% corresponde a transferencias a municipios ($19.112 millones) y 12% se destinará a bienes y servicios, por un total de 13.219 millones de pesos. Además habrá otras transferencias por $11.119 millones, y pago de intereses por $7.435 millones

Por lo tanto, entre ingresos y egresos hay una diferencia a favor el Gobierno por casi 7.000 millones de pesos.

Ambiciosa obra pública

Entre los aspectos que destacó la ministra de Hacienda, uno de los que más puso de relieve fue que en el próximo y último periodo de gobierno, se invertirá más que nunca en obra pública: 52% más que en 2018. De esta manera se destinarán a obra pública 12.512 millones de pesos. Las áreas más beneficiadas serán Seguridad, Salud y Educación.

¿Pero cómo es que se invertirá este monto en construcción de mejoras para la sociedad?

La ministra manifestó que "todo ha sido fruto del buen resultado generado por los grandes ahorros de esta gestión".

Por esto, la inversión pública se pagará de la siguiente manera: $6.773 millones con ahorro corriente y 3.071 millones de pesos los aportarán remanentes de ejercicios anteriores, mientras que la autorización de endeudamiento ya otorgada por la Legislatura sumará $2.828 millones, y los recursos de capital $1.237 millones. Si bien los entes autárquicos le restan a esta cifra $1.397 millones no hay necesidad de endeudamiento.