Mendoza Domingo, 25 de noviembre de 2018

Los pequeños grandes músicos de La Favorita se animan a Stravinsky

Con la llegada del profesor Martín Vicente, tocaron folklore, tango y rock. Ahora están metidos de lleno en la música clásica.

Grandes ciudades de Europa disputaron entre sí en siglos pasados quien lograba la más alta excelencia musical con sus orquestas, dejando así una huella imborrable en la cultura, ya no de sus lugares y países, si no como patrimonio para todo el mundo.

En la ciudad de Mendoza existen varias agrupaciones musicales de gran nivel interpretativo, como la Orquesta Filarmónica de Mendoza (dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia), la Sinfónica de la UNCuyo (de la Universidad homónima), y la más joven, la Orquesta Sinfónica de Cámara (independiente).

Pero hay otra, con una historia particular, y con otros objetivos, más radicales y básicos. Se trata de la orquesta infantil Pequeños Grandes Músicos del Pedemonte, y el origen de estos intérpretes es del origen más humilde, ya que se trata de niños de la populosa barriada de La Favorita, al Oeste de nuestra capital.

La agrupación, apoyada por la Municipalidad de Mendoza, tiene ya tres años de vida. La motivación al crearla fue permitir el desarrollo individual y grupal en términos musicales y educativos. Apunta a mejorar la calidad de vida de niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad y utiliza el arte como herramienta de transformación social. Su director, maestro, y guía, es el sanmartiniano Martín Vicente.

La orquesta cumplirá siete años en febrero. Al principio la agrupación no tuvo director y el objetivo fue armar talleres de formación en cada uno de los instrumentos. Desde hace tres años, y con la llegada del profesor Martín Vicente, se comenzó con la práctica orquestal.

"Al principo los chicos podían tocar piezas de ocho o dieciseis compases; cosas muy cortitas, muy sencillas. Ahora hemos llegado a tocar piezas de Stravinsky o Bartók. Hacemos música bastante más elaborada. Siempre con arreglos facilitados, ya que nuestra formación no tiene todo lo orgánico, y hay que reemplazar con otros instrumentos. Pero el crecimiento ha sido alto, debido al compromiso de nuestros músicos", aclaró el director.

La recepción al principio, en el barrio, costó bastante. No se acostumbra mucho la música clásica, y se debió incorporar temas folclóricos y tangos, algo de rock. Con el paso del tiempo fue creciendo y se fue instalando el proyecto.La evolución

"Los dos últimos años han sido buenos. Ya tenemos una orquesta que está bien ensamblada rítmicamente, está bastante afinada. Esto fue un gran desafío al principio", analizó Vicente.

Sobre cual había sido la actuación más memorable para la agrupación musical, el músico confesó: "La mejor ha sido el pasado 18 de noviembre, donde por fin organizamos nuestro propio encuentro de orquestas. Allí los chicos sonaron muy bien y superpotentes". Allí participaron las orquestas Sol de Guaymaré (Guaymallén), Maipufónica (Maipú), y la orquesta General San Martín (San Martín). Estuvieron presentes dos capacitadores, Guillermo Copello (Rosario) y Alicia Alonso (España), que dieron una clínica sobre la parte técnica e interpretativa sobre música argentina.

"Cada uno tocó parte de su repertorio, y al final, cerraron 160 chicos tocando todos juntos en la Nave Universitaria. Fue maravilloso", recordó Martín sobre esa actuación en el complejo capitalino.

Ahora a mitad de año adquirieron trombones, trompetas, cornos, e instrumentos de percusión, gracias a un subsidio de Nación, gestionado por el área de Educación de la Municipalidad de Ciudad, a cargo de Mónica Vicchi. También hubo aportes de Cultura (Municipal), a cargo de Mariana Juri, por lo que el director de esta orquesta mira al futuro con mucha esperanza de hacer cosas cada vez más grandes con los chicos venidos del pedemonte.

Más noticias