Mendoza Lunes, 13 de agosto de 2018

Los héroes que rescataron al conductor del auto que cayó al Marginal

Dos jóvenes y dos policías, que ayudaron a salir a los ocupantes del automóvil que cayó al canal de Alvear, contaron su historia.

Sebastián Vasta, de 28 años, fue noticia el domingo a la mañana por caer con su VW Gol al canal Marginal de General Alvear luego de aparentemente "errarle" al nuevo puente que construyen frente a avenida Libertador.

El joven salvó su vida gracias a la valiente actuación de cuatro personas: Facundo Cabezos, de sólo 20 años, que se arrojó al cauce para intentar salvarlo; el amigo de éste, Jonathan Sosa, que inmediatamente llamó al 911; y a los policías César Tarifa y Emilio Garro, que acudieron al lugar y con la colaboración de vecinos que prestaron sogas lograron sacar a los dos jóvenes de las frías aguas del Marginal. Los cuatros contaron su parte de la historia en Bonita Mañana, en la mañana de Canal 6.

Los jóvenes habían ido a bailar y volvían a sus hogares en barrio El Molino en un taxi cuando vieron la caída del automóvil.

"Veníamos bajando del taxi, estábamos en el puente cuando vimos que el muchacho, que venía fuerte, pasó de largo, vimos que cayó al Marginal y salimos corriendo. Lo vimos en la ventanilla del auto pidiendo ayuda", relató Facundo Cabezos.

Al notar la desesperación de Sebastián, Facundo no lo pensó y en un impulso se dejó caer desde la orilla del canal al techo del Gol.

Una vez en esa situación, "me acuerdo que me pasaron una soga, lo envolví a él (por Sebastián) y se largó al agua", pero "yo no quería tocar el agua porque estaba fría, el auto se movía cada vez más hacia el pozo". Se refiere a una zona del canal de mayor profundidad que hay en ese tramo.

Pero "cuando los policías me largaron la soga me tuve que tirar al agua y de ahí no me acuerdo nada más".

Después, "me desperté en el hospital y me estaban haciendo una placa. No me acuerdo si me desmayé, me dijeron que por el frío del agua me podría haber dado algo a la cabeza, por lo menos la saqué barata", añadió entre risas.

Aparentemente se desmayó por un principio de hipotermia, de la que se recuperó, y sólo tiene una leve renguera por un golpe en una pierna al dejarse caer al techo del vehículo.

Consultado si lo haría de nuevo, manifestó que si lo piensa en frío "no lo haría de nuevo".

Contó que no conocía a Sebastián, quien "ayer (por el domingo) a la tarde me llamó, lloraba, me agradeció, no sabía cómo pedirme disculpas".

Por su parte, Jonathan Sosa se limitó a contar que "llamé a la policía, pedimos una soga y ayudamos a ellos a salir del agua". Agregó que los policías "llegaron rápido, estaban cerca".

Policías rápido de reflejos

Los uniformados que sacaron a los jóvenes del canal estaban por dejar su guardia a las 7 de la mañana cuando dos minutos antes el llamado de Jonathan ingresó al CEO.

El patrullero con los dos policías estaba a unos 400 metros y rápidamente se dirigieron al lugar del accidente, donde vieron a Jonathan que les hacía señas.

"Observamos que había un auto con un chico sobre el techo y otro joven parado del lado del conductor. Los dos gritaban desesperados", recordó el auxiliar mayor César Tarifa.

Dijo que su compañero le pidió una linga o soga a un auto que se detuvo a mirar, luego cruzaron el puente y se ubicaron de la orilla del lado del barrio, donde unos vecinos colaboran con un par de sogas más.

El auxiliar primero Emilio Garro señaló que el auto se movía por la correntada, por lo que rápidamente arrojaron una cuerda a Facundo, le pidieron que se la atara a la cintura; y la otra cuerda la largaron para que se sujetara Sebastián. Añadió que a ambos los sacaron por el lado del barrio El Molino.

Los policías recordaron que el agua arrastraba al auto, lo frenaba y lo volvía a arrastrar.

Dijeron que al sacarlos, los chicos estaban muy nerviosos y con principio de hipotermia.

Los auxiliares César Tarifa y Emilio Garro, que sacaron a los jóvenes del interior del Marginal