Mendoza Domingo, 4 de noviembre de 2018

Llegó a Mendoza un innovador sistema para los cultivos

"Taranis" es una plataforma que utiliza la inteligencia artificial y modernos recursos para monitoreo y diagnóstico.

Taranis es un dios principal de la mitología celta, también llamado el atronador. Su nombre proviene de taran -trueno- y podría asemejarse a Thor, de la mitología nórdica, o Júpiter, de la romana. Representa la fuerza natural de las tormentas, las que ocasionan temor, y para evitar los daños de la naturaleza, especialmente a los cultivos. Por eso, en Israel surgió una empresa que, a pesar de llevar el nombre de esta deidad celta, su propósito es el de proteger a la agricultura usando la inteligencia artificial. Nació en 2014, en 2016 llegó al país y hace un mes se instaló en Mendoza, ofreciendo un servicio que cuenta con tecnología casi de ciencia ficción.

"Una plataforma de inteligencia (artificial) le brinda al productor toda la información necesaria. Decimos inteligencia porque maneja información y tiempo. La mejor información y el tiempo más rápido posible para poder tomar decisiones económicas. Ese es el concepto de Taranis. Para ello utilizamos satélites, drones, aviones y distintos elementos de relevamiento para hacer un manejo de big data (un caudal muy alto de información), que con mecanismos de inteligencia artificial se analizan en un lapso de 72 horas.

Tras ese tiempo, el productor recibe toda la información consolidada en informes o reportes para poder tomar decisiones", explica Jorge Winiar, director de Taranis para Latinoamérica, de visita en Mendoza.

"Hace un mes que nos presentamos y ya tenemos contratos cerrados con las principales empresas vitícolas locales", contó.

"Primero fue un lanzamiento en San Rafael, con vuelo de drones, que es la tecnología que tenemos en Argentina, y la forma de relevar los campos es con estos dispositivos. Tenemos la patente de un dron, que no es común, sino que nos permite tomar imágenes con definición de medio milímetro, a una velocidad de hasta 140 kilómetros por hora. Esto nos permite revisar muchos miles de hectáreas por día, mientras un dron tradicional no da más de 300 hectáreas", explica el representante de la empresa israelí, que agregó ponderando su producto: "Todas estas diferenciales hacen que con la plataforma y la inteligencia artificial, ganemos mercados y tengamos mucha demanda".

Sobre la experiencia en nuestro cultivo principal, la vid, expresó: "En viticultura estamos trabajando con una gran empresa estadounidense -la más importante- en la zona de Napa Valley".

Respecto al sistema con que opera la empresa, Winiar explicó: "Tenemos tres niveles de relevamiento de información. Uno es el de los satélites, con tres constelaciones de estos artefactos: Sentinel, Landsat y Planet, donde este último es un servicio diferencial, porque no hay muchas empresas del mundo que puedan trabajar con ellos, pues firmaron un convenio de exclusividad con nosotros. Otro nivel es del relevamiento aéreo con aviones a más de 1.000 metros de altura, que permiten una imagen de altísima calidad, de 8 milímetros de pixel y censando miles de hectáreas por día. El tercer nivel es con aviones o con drones, que vuelan a 20 o 25 mertos de altura y relevan hasta 8.000 hectáreas diarias, tomando imágenes de medio milímetros de pixel, donde se puede ver la oruga u otro bichito. Finalmente, el cuatro nivel sería un aplicativo móvil. Con un smartphone o una tablet, se permite el monitoreo del campo.

Primero se analiza la plataforma, por medio de las imágenes, cuáles son las zonas que hay que ir a ver.

El informador recibe cuál es la ruta en su aplicativo, sale a campo, toma la información y una vez que vuelve a tomar señal, consolida la información en la plataforma y ya queda registrado", dijo Winiar.

Sobre el personal en nuestra provincia, el empresario detalló: "Estamos trabajando con gente de Mendoza, como Pablo Caparroz, un agrónomo que va a ser el soporte local, desde el punto de vista agronómico. Otro es el ingeniero Pablo Bruzzoni, que es el encargado de nuestra parte técnica en la región".

Para cerrar, agregó el CEO de Taranis: "Hemos tenido contacto con la Subsecretaría de Agricultura de la Provincia y evaluamos proyectos a nivel gubernamental. Hemos hecho un convenio con el INTA y con las universidades, y no sólo apuntamos a trabajar con la gente de la viticultura, sino también nos contactamos con las cámaras de ajo y de la fruta, para ver qué aporte puede tener nuestra tecnología para esos cultivos", cerró.

¿Qué es Taranis?

La empresa israelí Taranis fue creada como una startup en 2014 con capitales aportados principalmente por los fondos de inversiones israelíes Owercrowd y Eshbol, entre otros. El año pasado se cerró la Serie A de inversiones por U$S7,5 millones aportados, mayormente, por Finisterre, el principal fondo de inversiones en el mundo de los agronegocios, y Vertex, el fondo israelí que también participó en la creación de Waze, la aplicación para telefonía celular de navegación GPS.

En nuestro país, Taranis Argentina SA se estableció en 2016, desde donde también se maneja con Brasil, Paraguay, Colombia y Perú. Actualmente evalúan proyectos en México, Bolivia, Chile y Uruguay.

Fuera de Latinoamérica, Taranis opera en Estados Unidos, Canadá, Australia, Rusia, Ucrania, Francia y Alemania.

En la Argentina tiene más de 100 clientes, cuentan con un equipo de propio de ingenieros agrónomos una red de ocho agentes de la compañía. La especialidad son los cultivos extensivos de soja, maíz, trigo, algodón, etcétera.

Más noticias