Mendoza Sábado, 9 de enero de 2016

Laura Montero consideró "realista" el Presupuesto aprobado este viernes

Tras una rápida sesión, el Senado avaló la decisión de Diputados y el Gobierno local ya dispone de $64.015 millones. Quedó eliminado el artículo 42, que permitía el endeudamiento para hacer compras. La polémica llegó a su fin.

Aunque una de las polémicas entre oficialismo y oposición para aprobar el primer Presupuesto de la gestión de Alfredo Cornejo al frente de Mendoza, por $64.015 millones, se centró en la escasa obra pública nueva proyectada, no todo es lo que parece. A las obras por continuar -es más caro retomarlas más adelante que ir completándolas de a poco- y otra serie de pequeños proyectos se destinaron $3.162 millones.

De ese importe, $2.700 millones dependerán de los recursos que lleguen desde Nación, como el fondo de la soja y la coparticipación federal. Otros $476 millones surgen de lo que fue encontrado en las arcas provinciales proveniente de la recaudación tributaria, según detallaron desde el Ministerio de Infraestructura, Economía y Energía mendocino.

Ahora queda en manos del ministro Enrique Vaquié informar el menú de prioridades, teniendo en cuenta que cerca de $2.000 millones es el paquete de obras heredadas del gobierno anterior.

El Presupuesto aprobado por el Senado no tiene mayores innovaciones en cuanto al modo de distribuir los recursos. La planta de personal representa el 59,4% de la totalidad de los gastos, siendo la Dirección de Escuelas, Salud y Seguridad donde más peso tiene esta relación.

La toma de créditos es para enfrentar deuda antigua, el pago de intereses y financiamiento 2016 para poner en marcha las funciones básicas del Estado, que en total suman casi $11.000 millones. Y como es regla, habrá aportes para AYSAM, IPV, trolebuses y subsidios para el transporte público de pasajeros.

Sesión "guionada"

Condicionada por los acuerdos políticos alcanzados en Diputados, la sesión en la Cámara Alta para votar el Presupuesto fue rápida. En menos de una hora, y repitiendo el guión heredado, el Frente para la Victoria acompañó la aprobación, ofreciendo los dos tercios necesarios para dar luz verde al nuevo endeudamiento.

Patricia Fadel, jefa del bloque de senadores por el Frente para la Victoria, expresó las críticas al proyecto de ley por parte de esa fuerza política, durante la sesión de Senadores que terminó por aprobar el presupuesto con 35 votos a favor y 2 en contra, pertenecientes al FIT.

Según Fadel, "es un Presupuesto sin obra pública, con un porcentaje de inflación que no condice con la realidad, al igual que el crecimiento proyectado para la provincia. Pero acompañamos porque queremos garantizar la gobernabilidad". Y agregó que "ahora le hemos dado la herramienta a Cornejo, les pido con mucho respeto que empiecen a gobernar".

La negativa del FIT

Víctor Da Vila, del FIT, reiteró que su bloque no acompañó la iniciativa por entender que las tres leyes votadas, Avalúo, Impositiva y ayer el Presupuesto, no tienen en cuenta las necesidades de los trabajadores y llamó al pueblo a "estar atentos, con los ojos bien abiertos, ya que todo esto consagra beneficios para los empresarios, hay subsidios al transporte, hay aumento de la cuota de OSEP, y un cálculo de la inflación que lo único que hace es ocultar un techo para las paritarias".

Montero recogió el guante

La vicegobernadora Laura Montero contestó cada una de las críticas y recordó que en el artículo 42, finalmente dejado de lado para lograr la aprobación final de la pauta 2016, tenía mecanismos para acceder a financiar más obra pública.

"Es muy difícil con el contexto de déficit y endeudamiento que tiene la provincia proyectar obra pública. En ese artículo 42, que se sacó, había una potencialidad, algunos mecanismos de financiamiento, con garantías para hacer esto. Lo que sucede es que siempre en el rubro Bienes de Capital se colocaban montos que eran el doble o el triple de lo que se ejecutaba en obra pública. Ese monto de Bienes de Capital terminaba migrando a la partida de personal y por eso ha llegado al nivel más bajo respecto al gasto total, a 4,5% y bueno, nosotros lo hemos llevado al 6% intentando cumplir con esto, pero en los presupuestos radicales ese porcentaje siempre fue del 14%. Lo que pasa es que este es un presupuesto realista", explicó Montero.

Más noticias