Mendoza Domingo, 22 de julio de 2018

Las hermanas Giamportone fijan tendencias

Si hay algo que para Florencia (38) y Emilia Pereyra Giamportone (34) (más conocidas como Las Giamportone, "influencers" de moda y tendencias) no ha cambiado desde que eran niñas es el juego. Y la ropa ha sido, desde esa época, un pretexto para inventar.

Desde pequeñas, su mamá y gran musa inspiradora (de hecho, su marca es en honor al apellido materno) las vestía de manera diferente a las otras chicas, y ellas ya eran vanguardistas. "Las amigas que nos conocen desde la infancia se ríen, porque nuestras ropas eran llamativas, nos vestíamos de amarillo y mi mamá nos ponía los moños más gigantes que encontraba", cuenta Emilia, quien acaba de ser mamá primeriza. Mientras habla, el pequeño Andino duerme en su mecedora, con toda la impunidad del invierno y de sus quince días de vida.

Apenas se pasa el umbral de la casa de Emilia, queda clarísimo que el gusto por la moda no es lo único que caracteriza a estas dos hermanas que tienen 25.000 seguidores en Instagram. También cada detalle de la decoración habla de su personalidad.

El ambiente es más que cálido, luminoso y colorido, casi como la personalidad que denotan en sus elecciones de indumentaria.

Emilia encabeza la charla: "Empezamos hace siete años, cuando yo estaba en Francia y mi hermana en Buenos Aires, estudiando Producción de Moda. Por una cuestión de calendario, nosotros estamos una temporada atrasados. Las colecciones de primavera-verano que presentan ahora los grandes diseñadores de Europa, acá se van a usar el verano que viene".

"Mi hermana me planteó la posibilidad de hacer un blog de moda, y en ese momento los blogs estaban explotando. Ahora ya bajó un poco por el tema de redes sociales. Nosotras seguíamos un montón de blogs y pensamos por qué no hacernos el nuestro. Si igual no tenemos nada que perder. Es gratis, el que lo ve lo ve y el que no, no. Yo no tenía visa de trabajo y tenía mucho tiempo libre y mi hermana estaba estudiando eso, y era una manera de aplicar todo lo que estaba viendo", explica Emilia.

Eso de aplicar lo que estaban viviendo, las llevó a sumar cada vez más contenido a su blog. Y este a cobrar importancia entre la gente de Mendoza interesada en enterarse de lo que se venía en las colecciones europeas y se extendió a otros lugares. Tanto que en la actualidad, la mayoría de las personas que las siguen en Instagram -red social en la que despliegan lo que quieren mostrar- son de Buenos Aires.

Se recibió de abogada pero no ejerció

Ante la pregunta obligada de ¿cómo definirían lo que hacen, Flor -quien se recibió de abogada, pero jamás ejerció porque decidió dedicarse al marketing de vinos y a la producción de moda- es la que se anima a definirlo.

"Lo primero que tengo que decir, es que nos divierte mucho lo que hacemos y esto es así desde que éramos niñas. Siempre tratamos de proponer algo diferente de lo que mostraban los demás blogs de moda porque había muchísimos, para atraer la atención. El hecho de que Emi estuviese afuera era un super gancho. Ese fue nuestro comienzo Para explicarlo de manera sintética, somos influencers. Tenemos un canal de comunicación que sugiere y crea tendencias a una masa crítica que decide. Tenemos 7 años de experiencia de haber trabajado en lo mismo, de ser constantes, de proponer cosas nuevas, lo que nos ha llevado a ser multifacéticas dentro del rubro. Nos gusta mucho la decoración además de la moda. Emi pinta también. Entonces es un mundo nuestro en el cual se nos acercan todo tipo de marcas y servicios".

Emilia agrega: "Sería como que hemos creado nuestro universo y a través de ese universo, un canal de comunicación y eso es lo que somos. Antes la gente pautaba en tele o en otros medios de difusión, pero ahora los canales de comunicación que se instalan en las redes sociales están captando clientes. Se pauta mucho en el on line. Las redes sociales son los espacios en los que está la gente muchas horas por día".

Qué es crear un estilo

Flor y Emilia no son sólo creadoras de tendencias, sino que también aconsejan cómo buscar el estilo de cada persona que se acerca a pedirles sugerencias. Entre sus clientes se pueden contar conocidas marcas de ropa, de bebidas, y personas que les piden asesoramiento para realizar eventos. Pero también personas que quieren aprender a vestirse, dentro de su personalidad, animándose a cambiar, a jugarse un poco más. Ellas aman los colores vibrantes, y las elecciones de las mendocinas y mendocinos no son precisamente osadas y menos aún, coloridas. "En Mendoza hay una cierta unificación de la moda y más aún en invierno, en los hombres se nota más. No salen del azul, negro o gris. Vos vas a un banco a la mañana y no hay ni un color. La gente está realmente uniformada. Es lo que hay para ofrecer. Parece que nos venden lo que quieren y hasta mandan a Mendoza lo que les sobra, porque la industria se impone", explica Flor y Emilia acota: "Por eso lo que hacemos nosotras sorprende y gusta, pega. Es diferente, vivimos acá, no viajamos comprándonos ropa. Lo divertido es jugar un poco con el estilismo, desde donde estés. Tampoco es necesario ir a comprar cosas de marca todo el tiempo. Somos muy consecuentes, no somos de comprar toda la colección de una marca que nos gusta".

Florencia, por su parte, es asesora de imagen: va a la casa de quien solicita este servicio, y hace de "jueza de placard", que básicamente es pasar revista de lo que cada cliente tiene para ponerse, y decirle qué le conviene, qué no, qué le falta, y qué le sobra en esa indumentaria.

"El quid de la cuestión está en vos, en usar una prenda mil veces y que sea funcional en tu placard. Muchas tienen conjuntos armados y de eso no se salen. Pueden ser una falda, un pantalón, una blusa, remera, y hasta están puestas juntas en el armario. Es como que ya lo tienen decidido, cómo combinarlo y para qué situación usarla. La funcionalidad de las prenda es lo que prima al momento de comprar. Pero en verdad esa no es nuestra idea de crear un estilo. Nos identifican mucho con el color, somos de animarnos, de usar colores, sobre todo porque también nos acompaña la moda. La moda es muy colorida, cada vez más colorida. Y la gente de a poco se va a animando", sostiene Flor.

Salir de la monotonía

Como consejo para quienes se aburrieron de lo que llevaban puesto e impuesto, las Giamportone destacan que hay que mirar un poco a los más jóvenes, pues en las nuevas generaciones hay una semilla de cambio y eclectisismo antes nunca visto.

"Los más chicos se han dado cuenta de cómo funcionaba esto. La mayoría de los adultos cumplió mandatos familiares, estudió lo que a otro le hacía feliz y la verdad es que sos muy joven a los 17 o 18 años, para elegir una carrera por el resto de tu vida. Ahora los chicos no son así. Tienen tiempo y se animan a explorar en lo que les gusta y les da placer. Mi recomendación es que te conectes con lo que te gusta, y si te gusta, le des para adelante, sin importar lo que opinen los demás", aconseja Florencia. Pero Emilia agrega una idea aún más concreta: "No pasa nada si te tomás un año sabático cuando salís de la escuela. Muchos chicos eligen viajar, y eso te enriquece muchísimo".

Florencia y Emilia Pereyra Giamportone, perfil

Crear estilos. Florencia (38) y Emilia (34) Pereyra Giamportone son dos mendocinas que hace siete años se encuentran en internet, con su propio blog de moda y actualmente, volcaron todo su potencial en Instagram donde tienen más de 25.000 seguidores. Florencia es abogada y trabajó en marketing de vino y Emilia es kinesióloga. Sin embargo ninguna ejerció. Se dedicaron a mostrar un poco de su mundo personal, influenciadas desde niñas por su mamá, a quien homenajearon con el nombre de su marca. Ambas ejercen también de madres. Flor tiene dos hijos: Vito (3) y Félix (1). Emilia acaba de ser mamá de Andino.

Dejanos tu comentario