Mendoza Domingo, 2 de julio de 2017

La otra cara de la tragedia de San Rafael: los que ayudaron a salvar vidas

Policías, médicos, enfermeros, todos colaboraron para que la tragedia no fuese mayor y en ayudar a aquellos que sufrieron pérdidas

La Tragedia de la Cuesta de los Terneros tuvo su otro lado: el de la profesionalidad y la solidaridad de muchas personas que ayudaron a salvar vidas y a contener a las víctimas y familiares. El programa "Bonita Mañana" de Canal 6 de San Rafael reunió a las cabezas visibles de algunas de las varias áreas que intervinieron en el megaoperativo de emergencia.

Virginia Bravo, jefa de guardia del Schestakow, contó que "fue muy duro y tuve compañeros que lloraban, pero en ningún momento nos dejamos vencer por las emociones porque eran muchas las víctimas que teníamos".

Por su parte, Domingo Conforti, coordinador del SEC, coincidió al decir que "fue duro, no estamos acostumbrados a un volumen de pacientes de esta cantidad", pero consideró que "a mi entender el operativo que se hizo fue muy bueno" y destacó a los que trabajaron en las comunicaciones, porque son claves en esto y es "un área que no se ve".

Grabriela Matacotta, de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, ente que desplegó una serie de equipos de psicólogos y otros profesionales para asistir a víctimas y familiares, recordó que lo más dramático se vivió en la Morgue, donde por ejemplo "un chico reconoció a su mamá por el anillo y un papá a su hija por el celular y la ropa". Dijo que el acompañamiento fue en todo momento y "este trabajo terminó cuando ellos subieron al Hércules".

Rafael Videla, jefe Sur de la Policía Vial, relató que "antes de llegar había escuchado que había muchos heridos y también muchos muertos, entonces uno va preparado para ver lo que se va a encontrar, pero la realidad lo superó".

También consideró que "se trabajó bien primero porque cada uno sabe lo que tiene que hacer y segundo porque cada uno aplica su protocolo de actuación". Además, "desde el primer momento tratamos que las personas no se convirtieran en un objeto, que se sintieran contenidas y tuvieran el sentido de que eran auxiliadas".

En la Comisaría 38 se tuvo que hacer el reconocimiento de las pertenencias de los fallecidos. "Podría haber sido más duro pero las víctimas iban bien asistidas por los psicólogos", resaltó Gustavo Vázquez, jefe de esa dependencia. Además, "teníamos que hacer actas y no es lo mismo hacerla con una persona quebrada emocionalmente que una que está asistida. Esas actas son muy importantes para un futuro juicio penal y civil".Fuente: Diario Uno de San Rafael

Más noticias