Mendoza Lunes, 24 de septiembre de 2018

Julio Cobos reincorporó a su novia como asesora

Tras el fracaso de incorporación de Natalia Obon a la Justicia, el legislador nacional la sumó nuevamente a su staff por resolución del Senado.

El nepotismo es uno de los males del poder que producen mayor indignación. Pero, curiosamente, a pesar de que casi todos lo critican, también se considera casi una patología social normal. "Todos lo hacen", se dice, y a mal de muchos consuelo de zonzos.

La semana pasada el caso de Natalia Obon, la pareja del senador nacional por la UCR, Julio Cobos, fue tema central por su nombramiento sin concurso en la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, cargo que tiene un sueldo que ronda los $100.000.

Captura de video
Captura de video

En su momento, la novia del ex vicepresidente, había renunciado a su cargo como asesora de Cobos, para su posterior nombramiento en la Cámara Federal de Apelaciones.

Sin embargo, el tole tole que se armó a partir de esta noticia y que estalló inmediatamente en todo el país, derivó en un paso al costado de Obon.

Pero la cuestión no quedó allí, ya que ante el fracaso de su incorporación al cargo en la Justicia, el legislador nacional la reincoporó a su staff de asesores.

A través de una resolución del Senado de la Nación, firmada con fecha del 20 de septiembre por el secretario administrativo del Senado, "se deja sin efecto la baja de la agente Obon".

Revuelo y negativa a la designación

Natalia Obón, quien se venía desempeñando como asesora en la Cámara de Senadores de la Nación y es pareja de Cobos, había llegado al cargo de Secretaria de la Cámara Federal de Apelaciones, luego de recibirse de abogada hace unos meses en la Universidad Siglo XXI.

Su designación causó una gran polémica, incluso, dentro del radicalismo, quienes aseguraron que Cobos se había equivocado, a pesar de que allegados al ex vicepresidente aseguraron que se analizó durante un mes la situación.

Obón, en un escrito, aseguró que se la prejuzgó tanto en sus capacidades como en su experiencia y desistió de su designación al cargo en la Justicia.

"No es la primera vez que algo así sucede. Ya en otra oportunidad -al comienzo de mi actual relación de pareja- difamaron, dieron por cierto rumores, invadieron la privacidad, mencionaron asuntos absolutamente personales delicados y me descalificaron con información falsa; e incluso inventaron un embarazo y como si esto no fuera suficiente, hasta se habló de un aborto", señaló.