Mendoza Domingo, 18 de noviembre de 2018

Guillermo Carmona, el conciliador del peronismo

El diputado nacional quiere darle participación a todos los sectores para lograr la unidad del justicialismo.

A fines de los '90, el actual presidente del PJ, Guillermo Carmona, conoció a Néstor Kirchner y comenzó a trabajar fuertemente con él. Por esos tiempos, nadie hablaba de kirchnerismo, pero se puede decir que Carmona fue el primer kirchnerista de la provincia.

Sin embargo, su línea dentro del PJ local, nunca cobró fuerzas. Los que tenían el poder, no eran precisamente los seguidores de Kirchner. Pero las últimas PASO dieron vuelta la tortilla. El kirchnerismo casi le gana la pulseada a la vieja dirigencia. Y eso los posicionó en otro lugar. La presión interna y los acontecimientos nacionales hicieron que el PJ tradicional y el kirchnerismo se separaran. Esta es la razón por la cual los peronistas que quieren disputar la gobernación el próximo año, le pidieron a él que se hiciera cargo de dirigir al partido. Porque saben que desunidos no pueden ni pensar en gobernar y porque Carmona es una figura amable y conciliadora para ambos grupos.

Esto es lo que el nuevo jefe priorizará en su gestión: unir al PJ y abrir un frente con otros partidos que quieran desbancar al Cornejismo.

-¿Qué tiene pensado como impronta para su gestión?

-Pondero el proceso que hemos hecho dentro del PJ, la confluencia de todos los sectores. Hay diferencias, pero buscamos objetivos comunes. Por mi parte quiero que la conducción sea representantiva de todas las expresiones del peronismo de Mendoza.

-¿Cree que lo va a conseguir?

-Claro, pero esto es un proceso y hay nuevos desafíos. Hay que tomar este recambio como un hito en nuestra vida política. Por lo pronto, hemos buscado sintetizar y eso es muy bueno.

-¿Piensa que el PJ tiene chance de ganar las elecciones del 2019?

Sin lugar a dudas y vamos a trabajar para eso. Hemos priorizado tres improntas: apertura hacia la sociedad, darle importancia a la militancia para lograr una revitalización del movimiento y actualización política, que es adaptarnos a los actuales requerimientos de la sociedad.

-¿Cuáles son esos requerimientos?

-Nuestro diagnóstico es que Mendoza está viviendo la peor crisis económica, social y política desde el 2001. El gobierno de Macri y Cornejo deterioró la calidad de vida de la gente. Las decisiones macroeconómicas han provocado la desesperante situación actual. Todos los sectores económicos de Mendoza se han visto impactados. La vitivinicultura está en una situación crítica. Los hidrocarburos y la metalmecánica viven un pésimo momento. Ni hablar del comercio, devastado por la inflación y la caída del consumo.

-¿Cómo es el diálogo de oposición y oficialismo?

-La política de Cornejo deterioró la convivencia democrática. Con su corte autoritario rompió el diálogo político. Uno de los principales estandartes de esta gestión es el Código de Convivencia, un conjunto de restricciones al derecho de la libertad de expresión y de reunión, entre otras cosas. Cornejo puso en riesgo la institucionalidad cuando quiso llevar adelante la ampliación de la Suprema Corte. Es muy preocupante.

-¿Cómo cree que el peronismo va a revertir la tendencia a la baja de las últimas elecciones?

-Por mi parte, voy a trabajar con los presidentes de los partidos, Hay un aspecto que quiero destacar y que me interesa profundizar, además de la unidad del peronismo y es la posibilidad de unión con otras fuerzas políticas, para crear un frente opositor a Cornejo.

-¿A quiénes pueden sumar?

-Vamos a llamar a todos los sectores que quieran participar, y que tengan en común con nosotros el mismo límite: Alfredo Cornejo. En esto hablo de dirigentes peronistas que tienen relación con Massa y están dentro de la unidad: el Partido Solidario, Partido Comunista, Kolina, Nuevo Encuentro, Unidad Popular, Integración Nacional (MIN) y la línea de Rodríguez Saá que también tiene muchos militantes. Además, queremos sumar a organizaciones políticas y gremiales que tengan expectativas de poder.

-¿Piensa que tiene que participar la misma gente que estuvo en el último gobierno del PJ?

-Vamos a sumar a todos, pero estamos propiciando un recambio dirigencial, no sólo para sumar a los jóvenes. Es más que eso. Hay compañeros más grandes y muchos jóvenes que antes no tenían participación y ahora la tendrán.

-¿En esto del no recambio de dirigencia, cuánto tienen que ver los intendentes del PJ que se han eternizado en el poder?

-No creo que los intendentes se hayan eternizado, creo que han sido reelectos por sus buenas gestiones, son de generaciones intermedias todos ellos. Lo más importante ahora es fortalecer al movimiento.

-¿Por qué el PJ tiene dos vicepresidentas?

-Porque queremos que estén representados el sector de jóvenes militantes, con Florencia Décima dirigente de Maipú y Patricia Fadel, que aportará su experiencia y trayectoria. Ambos puestos son un reconocimiento al protagonismo femenino. En el Consejo respetamos la paridad de género.

-¿Pedirá la unidad de los bloques legislativos?

-Vamos a trabajar en una mayor articulación legislativa. Daremos pasos en favor de que los bloques funcionen como interbloques, pero es un proceso, algo que se tiene que dar paulatinamente.

Más noticias