Mendoza Viernes, 11 de noviembre de 2016

En el zoológico de Mendoza continúan los trabajos de reconversión

Entre algunas de las obras que se vienen realizando, se logró mejorar el espacio más deteriorado del paseo, el área de corrales y cierveras.

El Zoo de Mendoza fue fundado en 1903, como parte del proyecto paisajista de Carlos Thays. Luego fue trasladado al Cerro de la Gloria e inaugurado oficialmente en 1941, cubriendo un total de 40 hectáreas y 6,5 kilómetros de camino.

Con el pasar de los años, el paseo fue entrando en un estado de deterioro y sobrepoblamiento animal, lo que implicó un colapso de animales en varios de los recintos en los que se encontraban alojados. A raíz de esta problemática, que continuamente se fue acrecentando, varios animales comenzaron a tener dificultades en su desarrollo.

Algunos de los problemas que se fueron presentando tras la falta de controles, manejo e inversión fueron: consanguinidad, parásitos, hacinamiento, deterioro de infraestructura general y recintos que no se encontraban en condiciones óptimas de seguridad para el visitante ni garantizaban el bienestar animal.

A finales de diciembre de 2015, una nueva gestión asumió el compromiso de conducir la dirección y administración del Zoológico de Mendoza.

Desde entonces y hasta la fecha se están llevando a cabo diversos trabajos de reconversión para sacar adelante al emblemático paseo, con la prioridad de garantizar el bienestar a los animales.

Entre algunas de las obras que se vienen realizando, se logró mejorar el espacio más deteriorado del paseo, el área de corrales y cierveras. Un espacio que se reconstruyó por completo, donde se encuentran alojados cientos de animales de granja, como por ejemplo ciervos gamos blancos y pintados, cabras de Juan Fernández, muflones y ponis, entre otros. En este espacio se construyeron más de 600 metros cuadrados de cobertizos, lo que permite que los animales estén bajo techo en épocas de lluvias y temporales.

Se remplazaron las telas perimetrales y se reforzaron los cordones de sujeción, lo que permite la separación de especies y sexos, para evitar la reproducción y consecuente sobrepoblamiento. También se realizó una intensa limpieza de guano y barro acumulados en los últimos años, en la que trabajaron más de 200 camionadas en el operativo, con la ayuda de los Municipios de Capital y Las Heras.

El estado de la infraestructura del paseo es otro de los motivos por los que el Zoo se encuentra cerrado, ya que por varios años no se invirtió en el lugar y dejó de cumplir con los requisitos básicos de seguridad.

Más noticias