Mendoza Jueves, 7 de junio de 2018

El gobierno de Mendoza quiere prohibir el consumo de bebidas azucaradas en escuelas

Una resolución conjunta de la DGE y el Ministerio de Salud, insta a que los chicos sólo tomen agua. Un estudio de la Universidad Maza alerta sobre el peligro de las gaseosas.

Un estudio de la Universidad Agustín Maza sobre la alimentación en las escuelas alertó sobre el exceso de consumo de bebidas azucaradas en los niños lo que contribuye, entre otros factores, a aumentar los riesgos de obesidad y todas las enfermedades que conlleva. Instan a los padres y educadores a que el único líquido que consuman para que se hidraten sea simplemente agua y, desde el Gobierno de Mendoza, quieren prohibir el consumo de jugos y gaseosas en las escuelas.

Cecilia Llaver, decana de la Facultad de Ciencias de la Nutrición, dijo que les ha llamado la atención a raíz del análisis que realizaron que hay chicos en edad escolar que no toman agua. "Para calmar la sed almuerzan o cenan con gaseosas o jugos y en la escuela han tomado la costumbre de llevarse de su casa la gaseosa o jugo. Hay casos de niños que nunca han tomado agua en su vida, son chicos de 5 o 6 años", contó. El exceso de azúcar de esas bebidas produce que los niños no se hidraten adecuadamente. "Eso hace que estén mal alimentados, mal nutridos, con sobrepeso, con obesidad, hay bajo consumo de frutas y verduras", explicó Llaver.

Marisol Martínez, nutricionista y parte del programa Aprender con Salud, contó que mediante una resolución que emitieron en conjunto la Dirección General de Escuelas y el Ministerio de Salud, el Estado insta a desalentar la venta de gaseosas y jugos en los kioscos de los establecimientos y que se priorice el consumo de agua segura y leche para los niños y jóvenes. "Así como se lograron espacios libres de humo, la idea es que en las escuelas sólo se consuma agua", contó.

Esta medida tiene una razón de ser y es que el agua, según explicó Martínez, es el único medio por el que el cuerpo se hidrata y en los niños el porcentaje de agua en la composición del cuerpo es mucho mayor.

"Tenemos que reponer las pérdidas diarias incorporando líquidos, y si somos más tajantes, sólo agua. Agua segura, agua potable, no es necesario que sea el agua embotellada, el agua siendo segura es buena", comentó.

Martínez dijo que la obesidad en los niños no puede ser atribuida sólo a las bebidas azucaradas pero que es una causa importantísima porque son consideradas como calorías vacías. "Hay jugos que tienen cierto prestigio pero el mensaje debe ser claro: hay que ofrecerles a los chicos el mejor medio de hidratación posible y eso es el agua", afirmó la especialista.

Ambas nutricionistas coincidieron en que es importante también que los niños tomen leche y consuman lácteos. "La leche sigue siendo uno de los alimentos más importantes. Tiene alto contenido en proteína y tiene calcio", aseguraron.

Dejanos tu comentario