Mendoza Domingo, 6 de mayo de 2018

Dos mendocinos le hicieron ahorrar millones al Estado

Son Gabriel Bañeros y Hugo Gareca, que cambiaron los motores de las duplas del metrotranvía con un desarrollo propio.

En su discurso de apertura de las sesiones legislativas de este año, el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo destacó a un ingeniero mendocino por haber desarrollado un sistema que permitió recuperar tres duplas del metrotranvía con un costo mínimo.

Si bien no lo mencionó por su nombre, se trata de Gabriel Bañeros, ingeniero electrónico, y su compañero Hugo Gareca, quienes modificaron los motores de las máquinas, generándole al Estado mendocino un ahorro de más de U$S3 millones.

Las palabras exactas del gobernador fueron. "En cuanto al metrotranvía, se incorporarán tres duplas más, que han sido recuperadas a través del desarrollo llevado a cabo por un ingeniero mendocino, empleado de la empresa, que se sumarán a las cuatro que actualmente circulan, permitiendo aumentar el material rodante para la prestación del servicio, con un considerable ahorro frente a lo que sería la adquisición de nuevas unidades".

Bañeros y Gareca dialogaron con Diario UNO y confirmaron lo dicho por Cornejo. "Los motores que traían estos coches, que son del año '85, tenían su desgaste. Conseguirlos es muy difícil porque ya están obsoletos y si había en Alemania eran muy caros, por lo que estuvieron buscando soluciones con diferentes empresas e ingenieros pero no lograron nada".

Sin embargo, Bañeros realizó una propuesta diferente que consistía en cambiar todo el sistema. Las duplas del metrotranvía funcionaban con dos motores y una caja, mientras que la idea del ingeniero fue hacerlas funcionar con un solo motor y la electrónica asociada.

De esta manera, Bañeros explicó que para un coche se gastaron entre el driver (parte eléctrica del motor) y la electrónica asociada, no más de U$S1.500, contra el millón de dólares que hubiera costado traer un motor de afuera.

"Los motores habituales llevan carbones, que tienen su desgaste, lo mismo que las cajas con aceite. Todo eso fue remplazado por motores que no tienen desgaste, así que en teoría deberían durar. Lo que hicimos fue determinar qué esfuerzos necesitaba el motor más la caja y seleccionar los elementos", agregó Bañeros.

Como este sistema fue probado primero en una de las duplas y funcionó, se colocó en otras tres. La idea es que se siga instalando en las cuatro restantes y también en las otras duplas que se agregarán cuando se habilite el tramo que llega hasta Las Heras.

Foto: Luis Amieva / Diario UNO.

Foto: Luis Amieva / Diario UNO.

A veces la necesidad agudiza el ingenio

El ingeniero Gabriel Bañeros explicó que para que la dupla funcione y responda a lo que dice el motorman, tiene un combinador. Se trata de un sistema de levas, es decir un eje con un contactos de levas, que a medida que se mueve van haciendo contacto entre sí.

"Esto genera que el coche se mueva en función de lo que le exige el motorman, tanto en avance como para que frene o retroceda. Eso lleva una caja reductora muy especial y dos motores acoplados. Es un sistema que se mide en grados y es muy preciso", agregó.

Si esos motores en vez de frenar en su lugar se adelantan unos grados, marcan la diferencia entre que el coche frene o pase de largo. "Tiene que ser una sincronización muy precisa", dijo Bañeros.

Al cambiar el sistema por otro diferente, lo que se hizo fue engañar a la computadora original, que "no sabe" que hay otro sistema funcionando.

"Esta tecnología está hecha con equipamiento y motores que se consiguen en Argentina, más la electrónica que la desarrollamos nosotros. La necesidad a veces agudiza el ingenio y no había muchas opciones", cerró el ingeniero.

Dejanos tu comentario