Mendoza Lunes, 6 de agosto de 2018

Desde ahora, la DGE tiene el control de las meriendas escolares

Desde el 1 de agosto se realiza la transferencia de todas las funciones que estaban en manos del Ministerio de Desarrollo Social. Reparten 51,5 millones de raciones al año.

El Gobierno de Mendoza firmó un decreto para transferir a la Dirección General de Escuelas (DGE) el servicio de los comedores escolares, un programa que entrega más de 51,5 millones de raciones anuales en concepto de meriendas y almuerzos escolares, distribuidos mediante más de 1.300 efectores de toda Mendoza.

De esta manera, desde el 1 de agosto se realiza la transferencia de funciones, misiones y demás actividades vinculadas con las prestaciones alimentarias destinadas a la población de los establecimientos educativos que realizaba la Dirección de Derechos a la Alimentación (DIDA) del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, a la Dirección General de Escuelas y a la Dirección de Contingencias.

La medida tiene como fin el cumplimiento de los principios de buena administración, economía, eficacia, eficiencia, celeridad y sencillez del obrar administrativo, procurando que las prestaciones alimentarias sean efectuadas en los ámbitos más adecuados, según el comunicado.

El traspaso de la política alimentaria de los establecimientos escolares a la DGE se efectúa para lograr una mejor aplicación del recurso.

"En estos dos años y medio de gestión tratamos de ordenar todo lo relativo a meriendas, toda la atención con escuelas, organizar los pagos y ponernos al día con los proveedores", expresó la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Mendoza, Elisabeth Crescitelli.

La funcionaria detalló que se ha logrado establecer un nuevo orden administrativo que permite agilidad en el pago a proveedores en tiempo y forma. Y, en la misma línea, se logró saldar la deuda con proveedores acumulada por la gestión anterior, la cual fue de $100 millones.

"Tras cumplir esta etapa, nos pusimos a trabajar profundamente en lo técnico y jurídico, para lograr una matrícula exacta de los chicos que reciben la merienda. También consideramos las competencias e incumbencias de los 1.300 efectores de toda la provincia entre escuelas, SEOS y centros comunitarios", expresó Crescitelli en relación con las 286.000 raciones que se entregan diariamente, lo que representa un presupuesto de $550 millones.

"Cuando se plantea dar este servicio a la comunidad escolar, queremos que llegue en tiempo y forma y que no haya ningún error en los datos. Por lo tanto, consideramos que es la medida más acertada para hacer un uso eficiente de esa cantidad de dinero", remarcó la ministra.

El decreto provincial pretende ordenar y determinar las incumbencias para que la ejecución del gasto se efectúe desde el organismo de aplicación correspondiente.

Además, expresa que se afectará al 50% del personal de la DIDA a la DGE y el otro 50% quedará en Desarrollo Social para seguir trabajando en los otros programas de asistencia alimentaria, como Tarjeta Ticket, Nutrifamilia, Comer Juntos, Programa Celíacos y la compra de alimentos.

"De los años que conozco el sistema administrativo, puedo asegurar que técnicamente y desde la eficiencia del gasto, es la mejor decisión. Garantiza un mejor control para que las raciones lleguen a cada rincón de la provincia", aseguró Crescitelli.

500 millones de pesos es lo que destina Mendoza para las meriendas y almuerzos en 1.300 efectores, entre escuelas, SEOS y centros comunitarios.

Cambio. La DGE cuenta con las herramientas para precisar la matrícula de los establecimientos, días de clases, problemas edilicios o de clima que llevan a la suspensión de actividades, además de determinar qué escuela necesita una asistencia alimentaria completa.

Más noticias