Mendoza Lunes, 24 de septiembre de 2018

Cómo se implicó a la firma que debía hacer la autopista Mendoza-San Juan

A la empresa Juan Chediack S.A. se le adjudicó esa obra en marzo y en 60 días debía comenzar con los trabajos.

El presidente Mauricio Macri la anunció con bombos y platillos en el 2016, diciendo que la doble vía Mendoza San Juan se haría al año siguiente. Sin embargo recién el 22 de marzo pasado el Gobierno local anunciaba que el primer tramo de esa esperada obra se le adjudicaba a una UTE conformada por las empresas Chediack S.A. y Ceosa y que los trabajos comenzarían en 60 días.

Lo que nadie esperaba en aquel momento, es que el titular de Chediack, Juan Chediack iba a terminar imputado en la causa de los cuadernos de la coimas y luego declarando bajo la figura de arrepentido.

Además de la doble vía en esos 17 kilómetros que unen el aeropuerto El Plumerillo con Jocolí, la firma de origen puntano tenía también a cargo el asfaltado de otros 47 kilómetros de la ruta 40, entre La Pasarella en Malargüe hasta el cruce con la ruta provincial 181, que hoy está frenada por una decisión judicial que involucra también al secretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel.

A la firma Chediak la implicó primero el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, quien ubicó a la empresa entre las involucradas en el sistema de sobornos y luego el mismo financista kirchnerista, Ernesto Clarens -también arrepentido en la causa- quien era el recaudador de las coimas que en forma de retorno pagaban las empresas involucradas. En su amplia declaración aseguró: "de Chediack venía el contador Eduardo Kennel".

Eduardo Luis Kennel fue vicepresidente de Unión Agraria S. A. otra de las firmas de Chediack, creada en el 2005 y presidente de Samtra SA,del mismo grupo, inaugurada el 9 de marzo del 2006.

Cómo se obtenían beneficios

El financista Clarens, también enumeró a Chediack entre las empresas que aportaron a la campaña kirchnerista. "Durante los años 2012-2013 López me dijo que algunas empresas traerían dinero para la campaña del Kirchnerismo. Recuerdo en particular que Esuco, Cartellone, Losi, Chediack, y Roggio trajeron dinero en ese concepto".

Si bien el puntano Juan Chediack en principio repelió las acusaciones de Clarens, aduciendo que eran extorsionados, el mismo Clarens refutó: "al contrario estaban muy conformes, de hecho se veían beneficiados, al punto que Chediack me invitó a cenar con mi esposa en su casa en una reunión social en la que hasta cantó y tocó la guitarra. Justificar los sobornos en una actitud coactiva de mi parte es absolutamente inconsecuente con la cartelización previa con la conformación misma de la camarita que tanto Losi como Chediack integraban y de la que obtenían beneficios en forma voluntaria y entusiasta. A modo de ejemplo menciono la licitación 127/13 de la planilla que he aportado donde se aprecia que Chediack con Homaq en UTE ganaron con un 50 por ciento de sobreprecio con relación al presupuesto oficial", especificó.

"Pagar para trabajar"

Una vez que consiguió que se lo aceptase como arrepentido en la causa que investiga el juez Claudio Bonadio, el empresario Juan Chediack rememoró la primer reunión que mantuvo con Carlos Wagner y el ex ministro Julio De Vido.

"En julio el año 2003 el ingeniero Wagner me pidió que lo acompañe a ver a Julio Miguel De Vido a su domicilio que se encontraba ubicado en un edificio en Avenida Del Libertador y la Avenida Coronel Diaz, de esta ciudad en el décimo piso. En esa charla estuvimos nosotros tres únicamente, el ingeniero Wagner, el Ministro De Vido y yo. Allí, las palabras fueron claras, De Vido me dijo "Si querés seguir trabajando tenés que pagar". Realmente me sentí amedrentado con esta situación, nunca me había pasado algo similar", puntualizó en su declaración.

Para detallar cómo era el sistema por el cual él hacía los pagos exigidos, el empresario aportó: "Entendí el mensaje muy claramente y al tiempo empecé a llevarle algunas cantidades de dinero a su casa. El no me impuso montos determinados, me dijo que necesitaban plata para la política. En alguna oportunidad me hizo ir al Ministerio a la calle Hipólito Yrigoyen, esa veces me la hacía dejar en el baño. Las sumas rondaban los 100.000 y 250.000 pesos. Las entregas se hacían siempre en pesos y con frecuencia mensual. Siempre las entregas se las hice a él, a De Vido, en su casa, en su living al lado de unos bonsai. Y si era en el Ministerio, me decía que deje los paquetes de dinero en el baño".

Respecto de su relación con el financista Clarens, recordó llamadas intimidatorias del recaudador del kirchnerismo: "Escuchame nene te quiero el lunes con los 250 mil pesos, no seas el chivo expiatorio, no seas el primer pelotudo que hacemos cagar". A él dijo que le hacía pagos entre de entre 3 y 5 veces al año.

Implicado

Al empresario Juan Chediack lo vinculó a la causa de los cuadernos el ex titular de la Cámara de la Construcción Carlos Wagner y el financista kirchnerista Ernesto Clarens a quien le hacía el pago.

Apriete

El ex ministro Julio De Vido se reunió con él en el 2003 y la frase fue: "Si querés seguir trabajando tenés que pagar"declaró el mismo Chediack y accedió a pagarle al ministro.

Apriete 2

El financista Ernesto Clarens le llamó para reclamarle: "Escuchame nene te quiero el lunes con los 250 mil pesos, no seas el chivo expiatorio, no seas el primer pelotudo que hacemos cagar" le remarcó

-250.000 pesos de entrega. Es lo que asumió que pagaba el empresario puntano Juan Chediack al ex ministro Julio De Vido de manera mensual. Señaló que algunos pagos debía dejarlos en el baño del mismo ministerio.