Mendoza Martes, 13 de febrero de 2018

Afirman que se normalizó el suministro de agua

En varias zonas del Gran Mendoza hubo cortes este lunes debido a las nuevas tareas de limpieza del dique Potrerillos.

Luego del sosiego del último fin de semana favorecido por una baja marcada de la temperatura, vuelven los calores intensos de verano con los que se presentó febrero.

Esto coincide con el regreso del agua a la mayoría de las casas del Gran Mendoza, que sufrieron cortes y bajas de presión y cuyos habitantes debieron esperar que el servicio se normalizara.

A pesar de los inconvenientes que generó la apertura de las compuertas del dique Potretillos para la limpieza de sedimentos, desde la empresa AYSAM anunciaron que el recurso debería alcanzar para afrontar los más de 30 grados pronosticados, al menos hasta el jueves.

"Estamos en un escenario de no apertura del dique en lo inmediato, por lo tanto tenemos un panorama despejado. Lo que nos amenaza es la vuelta del calor, pero con consumo racional y solidario estamos en condiciones de salir adelante sin problemas en la prestación del servicio", aseguró Richard Battagión, titular de Aguas Mendocinas, al reafirmar que no está previsto que surjan situaciones "desestabilizantes", como la de una nueva limpieza de la presa. Esto ya ocurrió durante tres oportunidades en lo que va del mes.

La última fue el domingo pasado a las 19, cuando se sacaron 100 centímetros cúbicos de sedimento por segundo, en el lapso de una hora. Esto equivalió al triple con respecto a las dos aperturas anteriores, del 6 y el 9 de febrero, cuando se sacaron 30 centímetros durante media hora, en cada jornada. Sin embargo, y a pesar de que gran parte de Godoy Cruz, Capital, Las Heras, Luján y Guaymallén permanecieron sin agua o con poca presión desde las primeras horas del lunes, el impacto no tuvo la magnitud que se había vaticinado.

"El impacto no fue de mayor gravedad porque teníamos reservas, habíamos avisado, y la población había estado en conocimiento. Además de que la población estaba preparada, nos vimos favorecidos por las temperaturas bajas", explicó Battagión, que para el mediodía de ayer anunciaba que las plantas potabilizadoras estaban en plena producción y que se venían recuperando los niveles de reserva.

La causante de esta situación que para el Gran Mendoza resultó grave, en detrimento de otras zonas de Mendoza donde no hubo problemas de esta envergadura, tuvo origen en las altas temperaturas combinadas con las tormentas en alta montaña de principio de febrero.

"Estas produjeron un arrastre de sólidos que van al lago del dique y que se depositan en el fondo. El sedimento tiene que ser extraído de la presa para que no obstaculice el túnel de carga. Esto nos ponía en una situación importante ante el aumento de la turbidez, que nos obliga a detener la producción", dijeron desde AYSAM, asegurando que esa situación no se repetiría al menos por estos días.

Para el jueves se han pronosticado 37 grados y tormentas en zonas de precordillera por la tarde.

Dejanos tu comentario