Mendoza Viernes, 12 de octubre de 2018

ADN del FBI: "Demuestra la visión que tiene Mendoza de la seguridad"

El gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo; el procurador de la Corte, Alejandro Gullé, y el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Nanclares, presentaron el software CODIS (Combined DNA Index System).

Creado por el FBI, el sistema será utilizado para la investigación criminal. Desde su puesta en marcha en Mendoza, hace 30 días, ha permitido determinar los responsables de 22 delitos en causas que se encontrabas archivadas y sin resolución.

Durante el lanzamiento, y en representación del FBI, estuvieron Jayann Sepich; Bruce Budowle y Tim Shellberg, quienes fueron los encargados de mostrar cómo funciona el programa. "Es un placer para mí anunciar que Mendoza es la primera provincia de la Argentina en establecer formalmente la base de datos de ADN para la investigación penal y el uso del reconocido sistema CODIS, software del FBI", destacó Gullé.

"Este lanzamiento oficial demuestra el compromiso y la visión que tiene Mendoza de la seguridad y de cómo han trabajado en conjunto", indicó Budowle. Y agregó que "el ADN es la mejor herramienta para encontrar al responsable de un crimen y para prevenir delitos. En 1988 Estados Unidos tuvo su primera base de datos que perfeccionó con el tiempo. Hoy Argentina y Mendoza está dando un primer paso".

"Garantizar justicia a las víctimas del crimen es una función primordial", aseguró Cornejo. "Esclarecer y prevenir el crimen, además de exonerar a los inocentes que no lo hayan cometido es, y será siempre, un servicio de crucial importancia que deben brindar nuestros gobiernos. En este contexto, me complace anunciar que Mendoza asume un papel de liderazgo en cuanto a las bases de datos de ADN de criminales en la Argentina", añadió.

Cornejo subrayó que "llevar a cabo este proceso permite a los investigadores identificar al autor del hecho ilícito, aun cuando no exista otra evidencia disponible. Además, les brinda una oportunidad inmediata de esclarecer antiguos crímenes que no hayan sido resueltos porque no se ha logrado identificar al sospechoso".

El gobernador explicó que antes de 2016, cuando se sancionó la ley, la base de datos de ADN de Mendoza contenía escasos registros y, por consiguiente, rara vez arrojaba coincidencias con los rastros hallados en la escena del crimen. La antigua legislación no contemplaba las actuales tendencias mundiales en materia de lucha contra el delito, ya que sólo ordenaba la recolección de muestras de ADN de aquellos individuos que ya hubieren sido condenados por delitos violentos".

En el mundo, ya son 59 los países que cuentan con un programa nacional para el almacenamiento de perfiles de ADN a tal fin. "En la actualidad, aunque Argentina no se encuentre en ese listado, esperamos que el anuncio de hoy en Mendoza no sólo sirva de ejemplo para que el resto de las provincias se sumen a nuestra iniciativa sino también que sea el motor que impulse la implementación —a nivel nacional— de un programa de bancos de datos de ADN, donde las distintas administraciones estatales de las provincias compartan sus registros", señaló Cornejo.

"Los países que ya hacen uso de estos bancos de datos logran excelentes resultados en cuanto a la identificación y a la condena de quienes cometen los ilícitos, ya que si no se implementara este sistema, podrían pasar inadvertidos. Imaginen no sólo la cantidad de crímenes que podrán esclarecerse en Mendoza si alcanzamos el mismo nivel de éxito que en otras partes del mundo sino también cuántos crímenes lograremos prevenir al apartar de la comunidad a los sospechosos que sean rápidamente identificados como delincuentes antes de que hagan daño a terceros", resaltó el mandatario en la presentación del novedoso programa del FBI.

-Muestras. Mendoza se convertió en la primera provincia de Argentina en tomar muestras de ADN de casi la totalidad de los delincuentes arrestados o condenados.

-Desde 2016. El banco de perfiles genéticos es posible gracias a la ley aprobada en 2016. Hay 25.870 muestras, de las cuales 8.000 ya están en el CODIS. La idea es llegar a las 50.000 en 2019.