Primero llamó la atención su larga ausencia, lo que hizo que la madre hiciera la denuncia. Luego la encuentra la policía muerta en el canal Cacique Guaymallén y algunas versiones adelantaron que en los preliminares de la necropsia no había señales de violencia y que podría tratarse de un suicidio. Sin embargo, la familia de la chica trans Josefina Cruseño levantó su voz para decir que ella no se suicidó, sino que la mataron.

Marcha por Josefina Cruseño

El cuerpo de Josefina fue encontrado el el pasado lunes 12 de abril, y el último contacto con la familia fue el día 4. Algunas amistades de la infortunada dicen haberla visto el jueves 8. Luego desapareció y no se supo más de ella, hasta que la policía le avisó a la familia que habían encontrado un cuerpo con sus características en el zanjón Cacique Guaymallén.

Te puede interesar...

"No nos cabe en la cabeza todo lo que dicen. Vamos a seguir luchando para que se sepa la verdad sobre la muerte de mi hermana. Ella no se suicidó, me la mataron" "No nos cabe en la cabeza todo lo que dicen. Vamos a seguir luchando para que se sepa la verdad sobre la muerte de mi hermana. Ella no se suicidó, me la mataron"

Marcha por Josefina Cruseño

Celeste Cruseño, hermana de Josefina, explicó que no estaba de acuerdo con algunas publicaciones periodísticas que sugerían que la muerte había sido producto de un suicidio. "No estamos de acuerdo con esa versión. Dicen que mi hermana se ahogo, por como encontraron el cuerpo, pero no es así", dijo Celeste, que encabezó una marcha este pasado sábado pidiendo justicia por Josefina junto a amigas, chicas que trabajaban con ella y vecinos de la zona del hospital El Carmen, donde vive la familia.

"Ella era una chica muy alegre, siempre estaba con amigas. No era una chica depresiva que pueda haber pensado en el suicidio. Si ella se iba por un par de días a casa de una amiga, le avisaba a mi mamá, y siempre volvía. Nunca había desaparecido tanto tiempo”, explicó Celeste Cruceño.

"Estamos buscando datos sobre cuándo fue la última vez que la vieron, y todavía hay data muy precisa. La familia la vio salir de acá de mi casa el 1° (de abril). Las amigas nos dieron información de que el jueves 8 la vieron por última vez. Ella, desgraciadamente ejercía la prostitución; como a toda chica trans, que no tiene la posibilidad de tener un trabajo digno", informó la hermana de la fallecida en un supuesto transfemicidio.

Sospechas sobre los datos que maneja la policía

Respecto a lo recopilado en sus investigaciones, Celeste detalló: "La última vez que fue vista fue en la esquina de San Luis e Ituzaingó (8/4) en la mañana. Luego mi mamá fue a hacer la denuncia, y el lunes (12) la llamaron para decirle que habían encontrado un cuerpo con las características similares a ella”, dijo, para agregar: “Ahí te das cuenta que las características que les había dado mi mamá coinciden con el diario que dijo que era un hombre el que encontraron. Es raro que se den datos de la necropsia, cuando a nosotros nos han dicho que van a tardar de 10 a 15 días, contando desde el miércoles pasado”.

"Otro tema oscuro es que a mi hermana la encontraron desnuda de la cintura para abajo; algo raro, ya que para suicidarte no te vas a sacar la mitad de la ropa. Ella era muy flaquita de piernas, y entonces se ponía dos o tres calzas encima del jean para hacer más gorditas sus piernas, y el agua no le va a sacar tanta ropa".

Para la familia de Josefina, y para Celeste, la muerte de su hermano no ha sido ni accidental ni suicidio, sino que se trata de un asesinato. "Hemos buscado a un abogado para nos ayude a que se haga justicia por mi hermana. Tiene que pagar el culpable, o los culpables de su muerte".

Finalmente Celeste explicó que van a seguir pidiendo justicia, y a la marcha que realizaron el sábado, desde el Kilómetro Cero y hasta San Luis e Ituzaingó, este miércoles le van a sumar por la tarde una misa en la iglesia de La Merced, "que era en la zona donde ella trabajaba", cerró.