Megajuicio federal

Un abogado detalló los rumores sobre las presuntas coimas que cobraba Walter Bento

El letrado, que representó a un aduanero acusado de haber pagado un soborno, precisó los comentarios que había en la Justicia Federal sobre Walter Bento

En mayo de 2021 se destapó la investigación por el presunto cobro de coimas en la Justicia Federal, con el ex juez Walter Bento como principal apuntado. Pero antes de que todo eso se formalizara en un expediente, los comentarios y murmullos de pasillos de tribunales ya dejaban entrever que algo irregular ocurría en el edificio ubicado en calle España y Pedro Molina.

La situación fue comentada por un abogado que este miércoles declaró en el megajuicio que se lleva adelante contra el exmagistrado y otra treintena de procesados.

Octavio De Casas es un abogado penal local. Su apellido es conocido en Tribunales ya que es sobrino de Carlos De Casas, uno de los letrados más reconocidos y con mayor trayectoria en ese fuero. Durante un puñado de meses, ambos estuvieron a cargo de la defensa de Carlos Barón Knoll, un agente aduanero que fue condenado en el caso de contrabando conocido como "la causa del Chino" y también que ahora está siendo juzgado como pagador de una coima. Dejaron de representarlo legalmente antes de que fuera juzgado por el contrabando.

De Casas declaró este miércoles como testigo en el megajuicio por las coimas en Mendoza. Y habló de que notó situaciones que le llamaban la atención en el expediente. En concreto, detalló que si bien presentaron varios pedidos de libertad para Carlos Barón Knoll pero siempre se los rechazaron. Al mismo tiempo "había otras personas a las que les iba mucho mejor con mucho menos".

Walter Bento.jpeg

"En esa causa aparece defendiendo a una persona el doctor Luciano Ortego (NdA: acusado como mano derecha de Walter Bento) y era una defensa muy pobre, a mí forma de ver las cosas. Pero le dieron una solución a su cliente", dijo en referencia a un fallo del entonces juez Walter Bento.

► TE PUEDE INTERESAR: Walter Bento: "Se busca un circo ante la orfandad probatoria de la causa"

"Se decía que si ponían plata podían recuperar la libertad. En la Justicia Federal, en esa época, era algo que circulaba en los cafés o en los penales. Que se podía arreglar así o asá. Era con el juzgado de Walter Bento. Era un comentario que circulaba, que los clientes lo escuchaba y luego consultaban. Pero yo les decía que no trabajaba de esa manera", agregó el letrado.

Coimas en Mendoza y su vínculo con Walter Bento

A mediados de 2020 el supuesto empresario Diego Aliaga estuvo desaparecido y luego fue encontrado asesinado. Más allá de la conmoción por su crimen, comenzó a levantarse el rumor de que el hombre tenía contactos para sacar a presos de contrabando y narcotráfico en la Justicia Federal. A fines de ese año, un sospechoso de financiar una narcobanda -Walter Bardinella Donoso- fue detenido y en su teléfono celular se encontraron conversaciones que alimentaron esa hipótesis.

El fiscal federal Dante Vega estuvo siguiendo la pista hasta que decidió ordenar allanamientos, detenciones e imputaciones que se concretaron el 5 de mayo de 2021. Entre los sospechosos se encontraban el juez federal Walter Bento -actualmente destituido y detenido-, su esposa Marta Boiza y un puñado de abogados. La investigación no cesó allí, ya que hubo otros avances e imputaciones a medida que pasaban los meses.

► TE PUEDE INTERESAR: El Gobierno de Estados Unidos mencionó al caso Walter Bento como ícono de la corrupción en Argentina

En líneas generales, la pesquisa sostiene que Bento lideraba una organización ilícita dedicaba a gestionar coimas para darles beneficios a presos, tales como arrestos domiciliarias o la libertad. Aliaga habría sido la mano derecha del magistrado y su trabajo era contactar a las personas que caían presas por causas de contrabando o narcotráfico.

El hombre les ofrecía los beneficios a cambio de jugosas coimas que eran pagadas en dólares y hasta en inmuebles. Luego comenzaban a ser representados por alguno de los abogados acusados que presentaban escritos para que el magistrado dictaminara la salida de la cárcel.

El fiscal Vega cuenta con un centenar de testigos para sostener su acusación, además de mensajes y llamadas -generalmente mediante la aplicación Telegram- donde los sospechosos hacían referencia a los sobornos y al juez Bento con algunos eufemismos. Del otro lado, los abogados defensores sostienen que es una causa que fue armada contra el magistrado por cuestiones políticas.

Por otro lado, la acusación consideró que Walter Bento y su clan familiar se enriquecieron y lavaron el dinero que provenía de las coimas. Prueba de ello, según la Fiscalía Federal, son los centenares de viajes que realizó el matrimonio durante los últimos años, las propiedades y vehículos que adquirió y los fondos de comercio en que invirtió.