Diario Uno > Judiciales > Sentencia

Próvolo: los curas condenados piden que la Corte nacional anule la sentencia

Corradi y Corbacho fueron al máximo tribunal de justicia de la Nación alegando que en Mendoza los condenaron "sin pruebas de cargo". La Corte local confirmó el fallo

Los dos sacerdotes condenados por abusos sexuales en el Instituto Próvolo de Luján acudieron a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y pidieron que anule la histórica sentencia dictada en Mendoza en 2019 que los mandó a la cárcel.

Nicola Corradi (85 años) y Horacio Corbacho (60 años) argumentaron en el escrito del recurso extraordinario federal que cuando la Justicia Penal de Mendoza los sentenció a 45 años de prisión y 42 años de cárcel respectivamente cometió una batería de irregularidades.

Te puede interesar...

Entre otras, la "violación al derecho de defensa, al debido proceso y a la sana crítica racional".

Dijeron, además, que el tribunal penal colegiado los mandó a la cárcel "sin pruebas de cargo condenatorias, sin valoración en favor del defendido y con testimonios contradictorios".

Por otra parte, en la Justicia Civil y Comercial iniciaron el trámite para obtener el beneficio de litigar sin gastos en procesos judiciales que los tienen como accionantes.

Corradi y Corbacho fueron sentenciados el 25 de septiembre de 2019 por el Tribunal Penal Colegiado por abusos sexuales en perjuicio de alumnos hipoacúsicos del ya desaparecido Instituto Próvolo de Luján de Cuyo.

El tercer condenado fue el jardinero Armando Gómez, a quien sentenciaron a 18 años de cárcel pero que no forma parte del reclamo de anulación de la sentencia presentado por los sacerdotes.

La sentencia que dictaron los jueces Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli fue confirmada por la Suprema Corte de Justicia en septiembre de 2020, ya avanzada la pandemia de coronavirus.

La Sala II de la Corte rechazó el recurso de Casación bajo el argumento de que "no hubo contradicciones ni falta de fundamentación en la sentencia".

A fines del año 2020, la cúpula de la Corte negó a los curas Corradi y Corbacho el recurso extraordinario federal para protestar la sentencia condenatoria: fue con las firmas de los supremos Dalmiro Garay y Pedro Llorente y la camarista civil Alejandra Orbelli, que completó el tribunal.

Las presentaciones en los tribunales superiores estuvieron a cargo de la defensora oficial Alicia Arlotta, quien asistió a los curas durante el debate oral celebrado en los tribunales provinciales entre mayo y septiembre de 2019.

Hoy Corradi cumple sentencia en la modalidad domiciliaria. Corbacho está alojado en la Penitenciaría.