Diario Uno Judiciales Femicidio en Mendoza

Prisión perpetua para el asesino de Conchi Arregui

Por UNO
 Embed      

Roberto Luis Audano López (71) recibió la máxima pena que contempla el Código Penal tras un juicio abreviado donde se confirmó que fue el autor del asesinato de su pareja, ocurrido en febrero de este año.

Tanto el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello como el defensor oficial Federico Forgione llegaron a un acuerdo para evitar el juicio oral y público. Audano ratificó su autoría en el hecho -ya había confesado en el expediente en el inicio de la pesquisa- y recibió una condena a prisión perpetua por el asesinato de la chilena Concepción Arregui (59).

Esta pena es la única que establece la calificación del hecho: homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género. El juez Jorge Coussirat avaló el acuerdo y ahora el hombre deberá continuar en el penal hasta cumplir la sentencia.

En la audiencia de este jueves su defensa no solicitó la prisión domiciliaria, pedido que había realizado meses atrás durante la investigación alegando problemas médicos y que fue rechazado por un juez de Garantías.

Como en un juicio abreviado no se puede apelar el fallo, quedó confirmada la pena y esclarecido el primero de los diez femicidios ocurridos en Mendoza durante 2018.

 Embed      

Larga búsqueda

Conchi Arregui, de nacionalidad chilena, y Audano vivían juntos en una casa en la zona de Las Compuertas, en Luján de Cuyo. El 5 de febrero pasado, el hombre la llevó hasta el oculista y luego hasta unos terrenos que quería comprar. Bajo este ardid, ingresó en un camping y la ultimó de dos disparos.

Según confesó el acusado, la maniató y metió el cadáver en una bolsa de dormir, que luego envolvió con una carpa. El asesino ató un balde de cemento al bulto y lo arrojó al interior del dique Potrerillos.

Días después se presentó ante la Justicia y confesó todo, pese a que los pesquisas ya sospechaban de él. Fue imputado y quedó alojado en el penal. El cuerpo fue hallado el 25 de marzo, tras varios días de búsqueda que incluyeron la participación de buzos.

En cuanto al móvil del crimen, la tesis de la Fiscalía es que estaban en un proceso de separación y el hombre quería quedarse con la propiedad donde vivían. Es por esta violencia patrimonial que el fiscal Pirrello dispuso el agravante de violencia de género. Sin embargo, fuentes ligadas al expediente aseguraron que ni el hombre ni sus hijos logran explicar lo ocurrido, sospechando que se trató de una discusión que pasó a mayores.

Temas relacionados: